Ford está empeñada en resucitar sus nombres más icónicos. Al Puma y reconversión del Mustang en un SUV eléctrico (prueba del Mach-e GT), se le añade ahora el Capri. Para los no iniciados, el Capri original podría definirse como el Mustang europeo, es decir, un muscle-car coupé con unos rasgos marcados y un diseño que cautivó a los usuarios del Viejo Continente. Tanto es así que entre 1969 y 1986 se vendieron casi dos millones de Ford Capri. Ahora, con una estrategia completamente enfocada en la electrificación, Ford resucita dicha nomenclatura y la transforma en un modelo completamente diferente.

Sigue siendo coupé

Seguir leyendo



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *