En este caso en concreto critican el proyecto de una planta de biometano en la localidad por sus impactos ambientales, sociales y la ausencia de valoración de los efectos acumulativos y sinérgicos en un municipio con gran concentración de ganadería intensiva. Tampoco hay un análisis pormenorizado de los impactos acumulativos y sinérgicos derivados de la interrelación con otras infraestructuras de porcino y macrogranjas en el entorno. Ecologistas reclaman una moratoria de este tipo de instalaciones y un mayor control sobre este tipo de plantas en toda la Región de Murcia.

Ecologistas  y vecinos del entorno han presentado alegaciones ante la Dirección General de Medio Ambiente, oponiéndose al proyecto de instalación de una Planta de Biometano ubicada en el paraje de Los Morales, en el municipio de Fuente Álamo. Se trata de una planta de tratamiento de residuos orgánicos, provenientes de la ganadería industrial que, mediante un proceso de biometanización, transforma por digestión anaerobia la fracción más degradable de la materia orgánica en biogás (mezcla de gases formada por metano, dióxido de carbono y otros gases).

Hay que señalar que se declaro la zona vulnerable a la contaminación por nitratos de origen agrario, (Orden 23 de diciembre de 2019, de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente; y en la Zona 2 de la Ley 3/2020, de 27 de julio, de recuperación y protección del Mar Menor).

Ecologistas han criticado en sus alegaciones los impactos ambientales y sociales asociados al proyecto, especialmente el riesgo de contaminación de los acuíferos, la emisión y el riesgo de escapes de gases contaminantes a la atmósfera (metano y amoniaco, entre otros), así como el alto volumen de estiércoles y purines usados como residuos, que suponen un riesgo para el suelo y subsuelo.

No se tiene en cuenta los impactos sinérgicos y acumulativos del proyecto interrelacionado relacionado el resto instalaciones de ganadería industrial intensiva ya existentes en un ámbito reducido, desde el punto de vista del territorio. El problema de contaminación se vería agravado por el tráfico masivo de camiones y otras maquinarias y nunca se llegará a compensar los perjuicios como ruidos, olores o riesgo de explosión.

El municipio de Fuente Álamo tiene una inflación de instalaciones de ganadería intensiva ya que cuenta con 440 explotaciones ganaderas de este tipo. El conjunto de afecciones supone riesgos ambientales significativos y contribuye el crecimiento insostenible de esta actividad industrial asociada a la ganadería industrial intensiva. Estas plantas de ninguna manera pueden actuar como impulsoras de nuevas instalaciones agroganaderas, en la zona en la que se pretenden ubicar.

Ecologistas proponen el uso preferente de la materia orgánica de la ganadería industrial para compostaje y abono agrícola, en tanto se trata de un proceso de escaso gasto energético y de economía circular.

El metano (CH4) es responsable de más del 25% del calentamiento global que azota al mundo actualmente. El metano atrapa más calor en la atmósfera por molécula que el dióxido de carbono (CO2), haciéndolo 80 veces más dañino que el CO2 durante 20 años después de su emisión a la atmósfera.

Es preciso considerar que la biometanización de restos orgánicos es un proceso complejo, costoso en tiempo y consumo energético que conlleva riesgos de contaminación ambiental de aire, suelos y masas de agua. Por tanto, el control del proceso completo debiera ser exhaustivo y siempre bajo la tutela de las administraciones públicas.

La producción y consumo de biogás debería contemplarse antes como interés social, que como una actividad empresarial de alto beneficio.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *