España quedará unida a otro país a través de un cable submarino. Se avecina una energía futurista, azul y buscada por todo el mundo. La humanidad es cada vez más consciente de la necesidad de proteger el medio ambiente y disminuir la dependencia de los combustibles fósiles. Por esta razón, el territorio español está comprometido con la búsqueda y explotación de energías renovables, como es el caso de 11 pozos de energía infinita que serán perforados en el país.

Las energías renovables, a diferencia de los combustibles fósiles, tienen su origen en la naturaleza, por lo que son prácticamente inagotables. Además, contribuyen a reducir la huella de carbono impuesta en el planeta. Cabe destacar que el cambio climático es causado principalmente por la emisión de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2), resultado de la quema de combustibles fósiles.

El hecho de que las fuentes renovables sean capaces de generar energía sin emitir CO2 es uno de sus puntos fuertes. Asimismo, preservan los recursos naturales y la biodiversidad, generan un impacto positivo en el medio ambiente y bajan el consumo de agua.

España quedará unida a otro país por esta energía futurista: un cable submarino es la clave

España apuesta por un cable submarino para fomentar la energía futurista del hidrógeno, que tantos proyectos ambiciosos está encabezando. Ha pactado con Francia el accionariado de la futura interconexión submarina de hidrógeno. La empresa española Enagás tendrá en su poder el 50% del futuro hidroducto BarMar, mientras que las entidades francesas GRTgaz y Térega se quedarán con el 50% restante. Así lo han dejado estipulado a través de un acuerdo de desarrollo conjunto con la empresa alemana OGE como operador asociado.

El acuerdo de las compañías firmantes detalla las condiciones en las que cada parte contribuirá al proyecto, los estudios de viabilidad necesarios y las condiciones mínimas preliminares para la Decisión Final de Inversión (FID). Además, especifica los principios fundamentales para el asentamiento de una Entidad de Propósito Especial (SPV) y la conformación de su gobernanza.

3MAEERREA

Enagás tiene bajo su dominio el 50% del accionariado, GRTGaz el 33,3% y Teréga el 16,7%. Con este reparto, Francia y España están equiparadas con un porcentaje del 50% cada una.

En lo que concierne a la interconexión de hidrógeno renovable entre Portugal y España, que mantendrá unidos Celorico da Beira y Zamora (CelZa), Enagás y la portuguesa REN han llegado a otro acuerdo, además del Memorando de Entendimiento en vigor. Con este movimiento se pretende desarrollar y financiar de la mano los estudios de la propuesta H2med (nombre con el que se ha bautizado al proyecto).

Concretamente, H2med contempla la conexión de las redes de hidrógeno que unen la península ibérica con las de Francia, Alemania y el noroeste de Europa.

Un cable submarino unirá España y el resto de Europa con una energía futurista

Esta iniciativa brindará considerables ventajas a la oferta y la demanda del hidrógeno, estableciendo una conexión con las diferentes cuentas industriales ibéricas y francesas. Las empresas involucradas en la firma tienen como meta que el continente europeo tenga capacidad suficiente para abastecer a sí mismo de hidrógeno renovable y asequible a partir de 2030.

Aunque ahora ha salido la resolución de lo que terminará sucediendo, este proyecto fue presentado con anterioridad por Pedro Sánchez, el portugués António Costa y Emmanuel Macron en octubre de 2022.

Estos líderes enfatizaron su compromiso dos meses después en la Cumbre Euromed celebrada en Alicante, donde contaron con el apoyo de la Presidenta de la Comisión Europea. En enero de 2023, Alemania se alió también a España, Francia y Portugal. En definitiva, este cable submarino (hidroducto de H2med) será un antes y un después para España, un proyecto que se une al ambicioso pronostico que se cierne sobre el hidrógeno.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *