Porque producen daños a la salud de la población

El transporte aéreo es una importante fuente de partículas ultrafinas, hollín y ruido, entre otros. Numerosos estudios han demostrado cómo la población cercana a los aeropuertos tienen una mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, discapacidad auditiva, alteraciones del sueño o deterioro del rendimiento cognitivo.

Y este estudio, recién publicado, demuestra cómo el transporte aéreo sería el causante de 52.205 casos de hipertensión, 64.918 de diabetes y 5.339 de demencia en población cercana a los aeropuertos de Barcelona, Madrid, Málaga y Palma de Mallorca.

Por sus graves afecciones ambientales

La ampliación de infraestructuras aeroportuarias y de las operaciones del tráfico aéreo inciden muy negativamente en los ecosistemas y la fauna del entorno. Ruido, contaminación de ecosistemas, colisiones con avifauna son algunos de los impactos que el crecimiento de la aviación está teniendo sobre entornos a menudo sujetos a figuras de protección ambiental.

Porque son proyectos especulativos en contra del interés general

Lejos de ser una demanda social para mejorar la movilidad de la mayoría de la población, las ampliaciones de aeropuertos favorecen fundamentalmente a constructoras y bancos, así como al accionariado privado de AENA (49%), donde participan algunos de los mayores fondos de inversión mundial.

Estos proyectos responden asimismo a los intereses de los grandes capitales inmobiliarios y del turismo masivo. Un modelo que está en el origen del aumento de desigualdades, la expulsión habitacional, la destrucción del comercio de proximidad de los barrios, la precarización y explotación laboral, la contaminación del aire y sonora, el aumento exponencial en las emisiones de CO2 y la pérdida de espacios agrarios y naturales.

¿Qué pretende AENA y por qué se desata la polémica?

En 2023, la red de aeropuertos de AENA en el Estado español registró el mayor número de pasajeros de su historia (283,2 millones), superando los niveles prepandémicos (un 2,9% más que la cifra de 2019).

Desde el punto de vista económico, en 2023 Aena experimentó un importante crecimiento en sus ingresos comerciales respecto de 2019: 20% más en tiendas libres de impuestos, 45% en locales de restauración y 26% en aparcamientos y servicios VIP.

Ante esta coyuntura, a principios de marzo AENA presentó la actualización de su Plan Estratégico 2022-2026, con una revisión al alza de sus objetivos estratégicos: se adelanta a 2025 la meta de los 300 millones de pasajeros (antes fijada en 2026) y se persigue el incremento de los ingresos comerciales en un 48% respecto de 2019 en 2026 (antes un 23%), entre otros.

Para conseguirlo, AENA anuncia en su nuevo Plan Estratégico una oleada de ampliaciones de sus 13 principales aeropuertos en España: Madrid, Tenerife Sur, Tenerife Norte, Lanzarote (estos cuatro ya en fase de proyecto, en naranja en el gráfico inferior), Barcelona, Málaga, Alicante, Valencia, Ibiza, Menorca, Santander, Bilbao y Melilla.

La intención de AENA es adelantar a 2025 el diseño de las ampliaciones de los 9 aeropuertos actualmente sin proyecto (con puntos azules en el mapa), de manera que estas puedan ser aprobadas en 2026 y formen parte del DORA III (2027-2031). Este contemplaría una cantidad no precisada pero no inferior a 6.000 millones de € para estas ampliaciones.

¿Qué se reclama a AENA?

  • Paralizar cualquier ampliación o intervención encaminada a aumentar el número de operaciones gestionadas por la red de aeropuertos en España.
  • Establecer límites al número de operaciones de los aeropuertos, como ya existe en otros aeropuertos de la UE.
  • Establecer un límite decreciente de emisiones para el conjunto del sector del transporte aéreo aéreo en España con el objetivo de reducir tanto la oferta como la demanda de vuelos.
  • Eliminación de rutas aéreas domésticas con alternativa ferroviaria de hasta cuatro horas. Esta medida debe contemplar la imposibilidad para los operadores de cubrir los slots liberados con otros vuelos.
  • Puesta en marcha de un plan de redimensionamiento de AENA que incluya el cierre de aeropuertos deficitarios.
  • Implantación de medidas fiscales sobre el transporte aéreo: impuesto al queroseno, Tasa a los Vuelos Frecuentes e IVA del 21% para billetes nacionales e internacionales.
  • Incluir los vuelos que salen de y entran al Espacio Económico Europeo en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea. Su actual exclusión en este esquema hace que las emisiones de los vuelos de largo radio no estén sujetas a ninguna regulación.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *