SEO/BirdLife ha presentado tres recursos de alzada contra tres proyectos de instalaciones eólicas y fotovoltaicas en Aragón que forman parte de nudos energéticos que carecen de una planificación estratégica previa y adecuadas evaluaciones ambientales. Los proyectos se ubican en zonas de alta sensibilidad ambiental con un gran valor ornitológico, afectando a Áreas Importantes para la Conservación de Aves y la Biodiversidad (IBA) y espacios de la Red Natura 2000. Se trata de instalaciones industriales de energías renovables que afectarán a especies como el cernícalo primilla, el sisón común, la alondra ricotí, el alimoche o la chova piquiroja.

La organización ecologista se ha opuesto a las tres resoluciones de la Dirección General de Energía y Minas de la Consejería de Economía, Empleo e Industria de Aragón que autorizaban la instalación de sendos proyectos de energías renovables en Belchite (Zaragoza), Fraga (Huesca) e Híjar (Teruel).

Cada uno de estos proyectos forma parte de un conglomerado de otros proyectos energéticos que conforman respectivamente tres nudos de instalaciones eólicas y fotovoltaicas que comparten estructuras comunes de líneas de evacuación y subestaciones para el transporte de la energía generada.

No se trata por tanto de proyectos aislados, si no del desarrollo de un entramado eólico y fotovoltaico que no cuenta con una planificación previa ni con sus correspondientes evaluaciones ambientales estratégicas. La autorización de los múltiples proyectos energéticos se ha llevado a cabo sin hacer un análisis de la capacidad de acogida de las zonas, ni de los impactos ambientales del conjunto de las instalaciones y de sus efectos sinérgicos en especies amenazadas y espacios de alto valor ambiental.

El Libro Rojo de las Aves de Españapublicado por la organización ecologista recoge que la falta de una planificación previa, que ordene el despliegue de plantas de generación de energía renovable, facilitando su compatibilidad con la conservación de la biodiversidad, es una de las principales causas que hacen de las centrales de energía –tanto fotovoltaicas como eólicas- proyectadas sobre espacios de alto valor ecológico, una creciente y cada vez más relevante amenaza, a la que se une el desarrollo de sus infraestructuras asociadas (líneas eléctricas, pistas, carreteras, caminos y centros de transformación).

3MAEERREA

Según las conclusiones científicas, supone una importante y creciente amenaza para un 51,55 % de las especies  analizadas en dicho Libro Rojo (50 especies), bien porque provoca la pérdida, degradación y fragmentación de los hábitats donde se instalan o porque puede causar la mortalidad directa de las aves por colisión con los aerogeneradores o sus líneas eléctricas asociadas.

La organización ecologista ha solicitado la retirada de las autorizaciones debido a los impactos críticos que supondrían para  la avifauna y espacios protegidos afectados, especialmente en acumulación con los del resto de proyectos presentados en las zonas.

El parque eólico “Sikitita” en el término municipal de Belchite, se suma al nudo conformado por otros 30 parques de las mismas características, tres plantas solares y varias líneas de alta tensión. Se ha proyectado dentro del Área Importante para la Conservación de Aves y la Biodiversidad (IBA) 103 «Belchite-Mediana», una de las áreas esteparias mejor conservadas en el Valle del Ebro.

Además, las infraestructuras se sitúan en Áreas Críticas del cernícalo primilla y para las aves agroesteparias y próximas al espacio de Red Natura 2000 ZEPA/ZEC ES0000136 «Estepas de Belchite – El Planerón – La Lomaza», el cual presenta objetos de conservación que podrían verse afectados con la puesta en marcha de la central.

La instalación de los aerogeneradores previstos supone una amenaza para especies de aves amenazadas como el sisón común, la ganga ibérica la ganga ortega o la alondra ricotí, por citar alguna de las más importantes de la zona. Además de estos impactos, el procedimiento de evaluación ambiental no tenía la calidad suficiente y constaba de varios defectos.

La planta fotovoltaica “CSF Libienergy Peñalba 1” en el término municipal de Fraga es una pieza más del nudo planteado en la zona con otras 7 plantas solares y sus correspondientes líneas de alta tensión. También se sitúa dentro de una Área Importante para la Conservación de Aves y la Biodiversidad (IBA), en este caso la nº110 Ballobar – Candasnos, declarada por la organización ecologista por ser una zona importante también para las especies esteparias como las señaladas anteriormente, además de ser igualmente un Área Crítica para el cernícalo primilla.

Esta construcción puede suponer un impacto para otras especies de aves que viven en la zona y que están catalogadas en Aragón como la chova piquirroja, el cuervo alimoche, aguilucho cenizo, milano real además de otras no catalogadas en Aragón pero igualmente protegidas como el aguilucho lagunero occidental buitre leonado milano negro), cernícalo vulgar busardo ratonero y culebrera europea.

Todas estas especies se encuentran en un estado de conservación comprometido, por lo que las afecciones en sus zonas de campeo, alimentación o reproducción, como es el caso, impiden la recuperación de sus poblaciones.

Zonas de exclusión para proyectos renovables por ser espacios designados por sus valores ornitológicos

Por otra parte, en relación con los mapas de compatibilidad elaborados por la organización ecologista, el proyecto solapa con zonas consideradas de exclusión por ser espacios designados por sus valores ornitológicos y cercanos a zonas de Red Natura 2000, como la ZEPA ES0000183El Basal, Las Menorcas y Llanos de Cardiel”.

Además, atendiendo a la herramienta de zonificación ambiental para energías renovables desarrollada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cuya finalidad es permitir identificar las áreas del territorio nacional que presentan mayores condicionantes ambientales para la implantación de estos proyectos mediante un modelo territorial que agrupa los principales factores ambientales, el proyecto se encuentra en una zona  considerada de sensibilidad ambiental Máxima-no recomendado.

Similares valores ambientales e impactos a los anteriores generará la planta fotovoltaicaIlio I” en el término municipal de Híjar, dada su situación en una zona de sensibilidad ambiental máxima de exclusión para este tipo de instalaciones y por su afección potencial a la Red Natura 2000 (LIC ES2420112 “Las Planetas – Claverías, al LIC ES2420113 “Parque cultural del río Martín”, al LIC ES2420093 “Salada de Azaila” y a la ZEPA ES0000303 “Desfiladeros del río Martín” y especies protegidas y amenazadas.

Esta planta solar se unirá al menos a otras cuatro de idéntica tipología y tres parques eólicos previstos en el mismo término municipal, conformando un nudo energético mixto.

Según David de la Bodega Zugasti, responsable del Programa Legal de la Organización Ecologista, “Es necesario que la planificación de instalaciones de energías renovables incluya rigurosas evaluaciones de sus impactos ambientales a escala de comarca o nudo«.

De esta forma, tanto los promotores como las administraciones plantearían y tramitarían sólo los proyectos con mayor viabilidad ambiental y seguridad jurídica. La oposición legal por parte de plataformas ciudadanas y ONG, igualmente defensoras de la necesidad de las energías renovables, a proyectos mal planificados supone destinar injustamente tiempo, recursos económicos y humanos para preservar el patrimonio público. Y todo ello con potenciales impactos ambientales que muchas veces ya se han producido cuando los casos llegan a los tribunales.”

#RenovablesResponsables

Frente a un escenario de emergencia climática, el ahorro, la eficiencia y las energías renovables deben jugar un papel fundamental. Pero el desarrollo de estas últimas debe hacerse de manera responsable y para ello es absolutamente imprescindible que las comunidades autónomas y al Gobierno elaboren y se ajusten a una planificación territorial vinculante.

La falta de planificación por parte de las administraciones públicas ha llevado a la instalación de proyectos de energías renovables, como centrales eólicas o solares, en zonas de alto valor ecológico. Esto ha provocado pérdida y degradación de hábitats y afección o mortalidad directa del 50% de las aves que ingresan en los centros de recuperación de fauna.

El dónde importa y, por eso, la organización ecologista ha desarrollado mapas de compatibilidad para la implantación de las energías renovablesen lugares donde no afecten a la biodiversidad.

Atendiendo a lo dispuesto en dichos mapas, cuya finalidad es la de señalar aquellas zonas más sensibles y, por lo tanto, también aquellas zonas menos dañinas para el medio ambiente en relación con la implantación de instalaciones de energías renovables, el área de implantación de todos estos proyectos rechazados coincide con cuadrículas sensibles para la avifauna, así como de exclusión si se atiende al factor espacios, considerando que la parcelas seleccionadas cuentan con unos valores ambientales que hacen incompatible el desarrollo de los mismos.

Desde 1993, cuando se instaló la primera gran central eólica en España, en pleno corredor migratorio en Tarifa, la organización ecologista ha estudiado y denunciado el impacto ambiental de unas renovables no responsables.

El despliegue de las energías renovables no puede dar la espalda a la biodiversidad; deben ir de la mano, debiendo ubicarse los proyectos encaminados al aprovechamiento de dichas energías en aquellas zonas consideradas a priori como menos dañinas, sometiéndose posteriormente al preceptivo trámite de evaluación ambiental (debiendo proporcionar rigurosos estudios de impacto sobre la avifauna, los hábitats y las especies, para de este modo, apostar por unas #RenovablesResponsables).

Dado que esto no siempre está llevándose a cabo así, la organización ecologista viene participando activamente, entre otros, en los procedimientos de información pública de aquellos proyectos planteados en espacios de alto valor ecológico que deberían haberse ubicado en lugares más adecuados.

Si es necesario, y sus alegaciones no son atendidas, como último recurso, la organización presenta recursos de alzada como los que se han planteado en Aragón y acude a los tribunales para defender la conservación de la naturaleza.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *