Desde WWF están pidiendo que se acaba de una vez por todas con la sobreexplotación hídrica que sufre el humedal de Las Tablas de Daimiel y con el expolio de sus aguas, dado que su estado es cada vez más crítico por esas causas.

Pese al estado crítico del humedal manchego, las administraciones no han tomado medidas eficaces para su recuperación, mientras sigue paralizado el Marco de Actuaciones Prioritarias. El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel atraviesa su momento más crítico. La extinción del mayor masegar de Europa, un hábitat característico del humedal manchego que promovió su protección, es solo una muestra del grave estado en el que se encuentra.

Pese a las últimas lluvias, Las Tablas de Daimiel siguen siendo un humedal muy seco y las únicas zonas que tienen agua es porque se ha bombeado artificialmente desde pozos durante el invierno y al escaso aporte del río Gigüela en primavera.

Por ello, piden a la Junta de Castilla-La Mancha y al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y que adopten medidas para acabar con el verdadero problema que seca este humedal: la sobreexplotación del agua de los acuíferos, destinada al creciente regadío y el robo del agua.

El humedal manchego cada vez está más seco, está desconectado del nivel del agua subterránea, que se sitúa casi por debajo de los 20 metros de profundidad debido a la elevada sobreexplotación y extracción ilegal del agua.

AMBILAMP 350x238px AMBI segway min

Las Tablas de Daimiel: epicentro del robo del agua en España

Según la investigación realizada por la organización ambientalista en 2019, 51.465 hectáreas de cultivo se riegan con agua extraída ilegalmente, el equivalente a 62.300 campos de fútbol. Las Tablas de Daimiel es el Parque Nacional con el mayor problema de robo de agua que se ha cuantificado en España.

Pese a ello, las administraciones públicas no afrontan adecuadamente los verdaderos problemas que amenazan al humedal. Siguen sin dotar de recursos suficientes a la Confederación Hidrográfica del Guadiana para el cierre cautelar de pozos ilegales y para reducir las dotaciones existentes de agua.

Por el contrario, para mantener un ‘espejismo’ de agua en Las Tablas de Daimiel, la administración del Parque Nacional ha dedicado sus esfuerzos en profundizar la cubeta en torno a las pasarelas de uso público y activar los bombeos de emergencia.

Para abordar los problemas del Parque Nacional, en marzo de este año se creó una comisión mixta entre el Gobierno de España y el de Castilla-La Mancha para la elaboración de un Marco de Actuaciones Prioritarias para el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Pero hasta el momento sigue paralizada su elaboración y sin participación pública, como denuncia la organización.

La solución de la regeneración hídrica de Las Tablas de Daimiel pasa por favorecer la transición del modelo de agricultura de los acuíferos que alimentan de agua al Parque Nacional, ajustar las demandas de agua por debajo de los recursos disponibles para volver a rellenar los acuíferos y garantizar que estos no se contaminen con nitratos de forma que no se comprometa la salud de los ecosistemas naturales, y se priorice la recuperación hídrica de todo el Alto Guadiana como elemento central.

Medidas insuficientes

Se abre una oportunidad única para salvar Las Tablas de Daimiel si se invierten eficazmente los fondos europeos Next Generation (PRTR) en garantizar la recuperación hídrica natural de los acuíferos que alimentan a Las Tablas de Daimiel.

Pero, al mismo tiempo, es necesario que se cambie la aplicación de la PAC por parte de Castilla La Mancha en estas zonas, ya que hasta el momento favorece el regadío industrial. Por ello, consideramos necesario reorientar los subsidios agrarios hacia la promoción y apoyo a cultivos de secano de alto valor añadido, adaptados a las características de la zona.

Las actuales inversiones agrarias para apoyar a los cultivos leñosos de regadío (como frutos secos o viñedos), con la supuesta finalidad de reducir las extracciones de los acuíferos manchegos, son dinero perdido, si no se reorientan adecuadamente hacia otros sectores agrarios de secano u otros sectores económicos alternativos que liberen agua y reduzcan con ello la sobreexplotación.

El apoyo sin límite al regadío, favorecido por la Junta, tiene además el efecto perverso de impulsar la sobreproducción de cosechas, que hunde los precios de estos productos en el mercado, requiriendo de nuevas inversiones públicas para darles salida.

Por otro lado, el proyecto para canalizar el agua del Tajo a través de la Tubería de la Llanura Manchega, en opinión de la organización, no es la solución para poder volver a inundar las Tablas, pues su destino es exclusivamente para consumo urbano y la sustitución de las extracciones de estos municipios no será suficiente para resolver el problema de falta de aportes naturales.

Además, los aportes desde otras cuencas hidrográficas generan conflictos, inseguridad y falsas expectativas entre las regiones donantes y receptoras. Todas estas propuestas se alejan del objetivo de recuperar las aportaciones desde el acuífero en su salida natural en los Ojos del Guadiana.

Sin embargo, la utilización de los pozos de emergencia que utilicen los derechos de agua de explotaciones compradas por el Parque Nacional se considera como una medida provisional aceptable hasta que se logre la conexión de los Ojos del Guadiana con Las Tablas de Daimiel.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *