Desde ayer están reunidos los líderes de la Unión Europea con el objetivo de dar forma a la futura Agenda Estratégica 2024. Las organizaciones ambientalistas destacan la necesidad de que se priorice la protección de la biodiversidad y la de todos los europeos contra las crisis climáticas.

Ayer y hoy los líderes europeos se reunirán para decidir cuáles son los principales puestos (“Top Jobs”) de la UE y adoptar la Agenda Estratégica del Consejo Europeo, delineando sus prioridades políticas para el próximo mandato. Esta adopción servirá como aportación para el futuro Presidente de la Comisión, a la hora de desarrollar las correspondientes prioridades políticas de la Comisión.

La Agenda Estratégica dará pistas sobre el nivel de importancia asignado a las cuestiones climáticas y ambientales por parte del nuevo liderazgo político. En 2019, los líderes de la UE dieron prioridad a estas cuestiones, lo que llevó a Von der Leyen a proponer el Pacto Verde Europeo.

slider comparto clima 350X104

Las filtraciones recientes de la Agenda Estratégica 2024 indican un enfoque diferente en comparación con 2019. Hay menos prioridades y menos detalles, lo que muestra las crecientes divisiones entre los Estados miembros.

Las últimas filtraciones recogen la necesidad de actuar en la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero sin que esto sea una prioridad y sin incluir un nivel suficiente de concreción.

3MAEERREA
AMBILAMP 350x238px AMBI segway min

¿Qué debería incluir la Agenda Estratégica?

Según WWF, para proteger a los europeos contra las crisis climáticas y de biodiversidad, la Agenda Estratégica debería:

  • Comprometerse claramente a una transición verde y justa como prioridad sostenida. Esto significa no solo implementar el Pacto Verde, sino también abordar sus lagunas y deficiencias.
  • Planificar un mejor uso de la financiación pública y privada para la transición verde mediante la reasignación del gasto perjudicial y el aumento de la inversión pública. Se necesitan inversiones adicionales para cumplir los objetivos del Pacto Verde. Si bien son significativos, estos costos son sustancialmente menores que los costos de la inacción.
  • Proporcionar una visión a largo plazo de sistemas alimentarios sostenibles que dé prioridad a la resiliencia climática de los agricultores y aborde toda la cadena de suministro, en lugar de desregular el sector agrícola.
  • Intensificar la implementación y el cumplimiento de las normas existentes y, al mismo tiempo, resistir los llamamientos equivocados para reabrir acuerdos concertados democráticamente. La reducción de la burocracia no debe comprometer los estándares ambientales, sociales y de salud.

Desde la organización lamentan que la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad no figuren como una de las grandes prioridades de la Agenda Estratégica. Sin abordar estos dos elementos clave, no se cumplirán las expectativas sobre competitividad y seguridad que están centrando los debates de los líderes europeos.

Los medios de vida de los europeos y el futuro de nuestras empresas dependen de un medio ambiente sano. La competitividad de Europa depende de que la UE promueva tecnologías y prácticas verdes y que aplique las normativas medioambientales y no de su desregulación.

Por ello, esperan que en la nueva agenda incluya objetivos claros de lucha contra cambio climático y la pérdida de biodiversidad, que garantice que la simplificación burocrática no comprometa el cumplimiento de las normativas ambientales y que incluya una visión a largo plazo de sistemas alimentarios sostenibles que dé prioridad a la resiliencia climática de los agricultores y aborde toda la cadena de suministro, en lugar de desregular el sector agrícola.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *