Si te preguntase ¿qué fabricante eléctrico ha dominado el mercado mundial en los últimos años?, estamos convencidos de que 9 de cada 10 respuestas, sino la totalidad, irían encaminadas hacia Tesla. La firma de Elon Musk creada a comienzos de siglo ha experimentado tal evolución que ahora es impensable pensar en un sector sin ella. El punto de inflexión lo dio en 2017 cuando lanzó el Model 3, convirtiéndose en este tiempo en todo un referente tanto para el sector eléctrico como el mercado. Una berlina que a finales del año pasado recibió esta actualización, bautizada como Highland, que en El Periódico de la Energía vamos a probar en profundidad y así descubrir por qué todos vosotros confiáis ciegamente en este modelo por delante de cualquier otro aunque como verás en el vídeo, finalmente hasta un servidor ha acabado por entenderlo.

Pinceladas estéticas

Los cambios efectuados en esta renovación son muy ligeros y afectan a los faros con unos delanteros más estilizados que integran ahora los intermitentes o unos traseros que adoptan forma de C; los paragolpes, más horizontales con un diseño más elegante en el caso del delantero por la pérdida de la rejilla inferior, y deportivo en el caso del trasero al integrar el paragolpes trasero, con un difusor sobredimensionado; la colocación del nombre de la marca en el portón en lugar del logo o las llantas, a escoger con 18” y unas formas más aerodinámicas, o de 19”, más deportivas. Con todo, hablamos de un coche que mantiene sus dimensiones, ofreciendo una longitud de 4,72 metros de largo, por 1,88 de ancho y 1,44 de alto.

Ahora bien, aunque dicen que el diseño es una de las principales variables de compra a la hora de adquirir un coche aunque en este sentido y para un servidor, el Model 3 no es de los coches más bellos que hay. Es funcional, sí, elegante, también pero yo no lo calificaría como bonito. Sin embargo, en Teslabuscan eficiencia y no belleza, de ahí muchos de estos cambios hayan ido en una dirección: mejorar la eficiencia aerodinámica, logrando así rebajar el coeficiente hasta los 0.22 y repercutiendo, como veremos luego, en una mejora de la autonomía. Dicho esto, vamos a ver el interior que a mí, personalmente me ha dejado sorprendido.

Minimalista pero poco ergonómico

En el interior, al que se puede acceder acercando bien la tarjeta/llave al pilar B o mediante la aplicación móvil, los cambios son incluso menores si lo comparamos con el Model 3 previo, con una disposición limpia y minimalista que llega hasta tal punto de suprimir no solo el cuadro de instrumentos, sino la palanca de cambios o las manetas del volante para los intermitentes y limpiaparabrisas. En el caso del primero se activan con estas dos flechas situadas en la parte izquierda del volante, el cual por cierto ha cambiado su diseño y tacto, mientras que para los segundos hay que ir a la enorme pantalla de 15,4 pulgadas.

“El minimalismo es tal que hasta se prescinde de las palancas tras el volante y ahora los intermitentes están integrados en el volante”

Un monitor que se convierte en el cerebro de operaciones de todo el vehículo y tal es su importancia que para cambiar cualquier cosa, por pequeña que sea, hay que recurrir a ella. En este sentido, hablamos no solo de la climatización, el navegador, el diagrama de energía o los ajustes del coche, sino también del comentado limpiaparabrisas, los ajustes de los retrovisores e incluso del propio movimiento del coche, pues a la izquierda tenemos lo que sería la caja de cambios, y si desplazamos la flecha hacia arriba iríamos hacia atrás, mientras que si lo hacemos hacia abajo sería hacia delante. Por cierto, si te estas preguntando qué pasa si falla la pantalla, no te preocupes, yendo al techo tenemos otra transmisión de repuesto, justo al lado de las luces de emergencia.

Volviendo al monitor, al prescindir de cuadro de instrumentos, la información más importante se concentra en esta parte de arriba a la izquierda, donde vemos la velocidad, en pequeñito, la carga de la batería, la autonomía restante o el reconocimiento de señales. Pero es que además, esta pantalla está pensada además de para informar, para entretener y no hablamos de sincronizar tu móvil con Apple CarPlay o Android Auto, imposible en este caso, sino porque este Model 3 cuenta con innumerables funciones como Youtube, Netflix, así como diferentes aplicaciones de dibujo e incluso videojuegos a los que poder jugar mientras lo cargamos, empleando en algunos de ellos el propio volante para moverlos. Una auténtica pasada.

Por cierto, no quiero dejar pasar la oportunidad para hablar de la calidadpues este Model 3 ha conseguido suprimir mis prejuicios acerca de la firma californiana. Cierto es que hay rivales con un interior más conseguido, como el BMW i4 (prueba) o el Polestar 2 (prueba), pero en líneas generales la terminación y el ajuste de los materiales es buena y aunque existen algunas holguras, mis quejas se han visto reducidas. Solo las vuelvo a elevar ante esta tapiceríablanca que no solo es opcional y cuesta 1.050 euros sino que a mi parecer, se acabará oscureciendo más pronto que tarde, sobre todo si tienes niños. Otro detalle a destacar, el amplísimo número de huecos y, además, gigantescos, que existen, poniendo el foco no solo en esta zona para cargar el móvil, que también sirve para que el coche pueda arrancar, sino en dos profundisimas guanteras en la consola central, ideales para colocar cualquier cosa.

Casi de representación

Hablando de colocar, gracias a los 2,87 metros de distancia entre ejes, la zona trasera es amplia para un adulto incluso de 1,85 metros lo que aquí sí le sitúa por delante de sus principales competidores. No obstante, como ocurre en la mayoría y dada la colocación de las baterías, las rodillas van demasiado flexionadas pero no acaba siendo incómodo. Aunque no tan grande, estos ocupantes traseros también tienen una pantalla, en este caso de 8” situada en el centro del túnel con la que pueden controlar todas las funciones de la climatización e incluso mover el asiento del copiloto para sentirnos como en una berlina de representación.

“El espacio en la zona trasera es amplísimo y cuentan con una pantalla de 8″ en la que reproducir Youtube o Netflix”

En lo que respecta al volumen de carga, el Model 3 no tiene un maletero, sino dos. El trasero cubica 425 litros, una capacidad correcta y en línea con sus rivales. La peculiaridad es que no ofrece un piso completamente plano y que bajo el mismo hay un hueco bastante grande que incluso nos permite meter una maleta de mano.

A él se suma otro delantero con 88 litros, lo que le sitúa a la cabeza de sus principales rivales. En él además de los cables de carga podemos meter también una maleta de mano o, si así lo requerimos, elementos más sucios ya que no está revestido y deja a la vista el plástico. En este caso, la guinda hubiera sido quizá meter una boca de desagüe para así poder limpiarlo con facilidad.

Donde quieras llegar

Hasta el momento he de decir que este Model 3 me está sorprendiendo para muy bien pero, ¿y en el apartado mecánico y dinámico? Por desgracia me quedé sin probar en su momento el modelo original el cual, al parecer hacía gala de una suspensión demasiado firme, de un escaso aislamiento y de un freno muy esponjoso. Durante la prueba de este Model 3 2024 he de decir que no me desagrada para nada en ninguno de esos aspectos ya que los ingenieros de Tesla los ha corregido y ahora tenemos una suspensión mejor calibrada, cristales más gruesos, neumáticos de baja resistencia y una puesta a punto más directa. De esta forma ha perdido quizá un plus de deportividad en beneficio de un mayor confort de marcha, convirtiéndose en un coche más equilibrado. No obstante, en lo que a dinámica de conducción se refiere, creo que el BYD Seal (contacto) es un producto más redondo en términos generales, mientras que si buscas deportividad, los i4 y Polestar 2 están un peldaño por encima.

“Respecto a su predecesor, se han mejorado elementos de la puesta a punto y ahora es un coche más reactivo que antes”

Si hablamos de rendimiento, la unidad probada es la Dual Motor, lo que implica tener dos motores que conjuntamente rinden 498  CV para acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 201 km/h. Aquí he de decir que todas estas cifras se notan y cuando aceleramos contundentemente nuestra espalda se pega al asiento. Eso sí, no hay modo Sport que valga, sino dos denominados Relax y Standard que si bien sí cambian entre sí, nosotros te recomendamos que viajes en el segundo.

Ahora bien, donde el Model 3 no tiene competencia alguna es en eficiencia ya que gracias al apellido Long Range (Gran Autonomía) podrás viajar con total calma. Parte de culpa la tiene en este caso una batería de 75 kWh de capacidad que permite homologar un recorrido máximo de 629 km con las llantas de 19 o 678 km con las de 18” a razón de un consumo de 14 kWh/100 km. Y es aquí donde es imbatible porque nosotros durante la prueba le hemos medido 14 kWh/100 km, sin preocupaciones de ningún tipo, lo que ha supuesto poder recorrer 400 km entre cargas.

Y claro está, hablando de cargas, aquí está el otro punto diferenciador ya que gracias a la red de Supercargadores con su potencia de 250 kW, no tienes que preocuparte de nada, ya que en menos de 20 min podrás pasar del 10 al 80% y además hacerlo sin necesidad de procesos engorrosos, llegas cargas y te vas, casi como repostar vamos. Además, el sistema de navegación que integra ofrece cálculos de ruta bastante certeros en lo que se refiere al porcentaje de carga con el que vas a llegar, e incluso si metes uno de los cargadores, el sistema automáticamente preacondicionará la batería para ser lo más eficiente posible en el proceso y así no deteriorarla.

Por ir finalizando os hablo de tres apartados más, pero brevemente. El que me ha gustado es el tacto del freno, bastante real para lo que suele ser un eléctrico; el que no me ha gustado es que no haya varios niveles de frenada regenerativa y que el que hay es demasiado intenso. Por último, el que me ha dejado frío es el bautizado por la marca como “capacidad de conducción autónoma total”. Cuando uno lee esto y, sobre todo, se gasta los 7.500 euros que cuesta, piensa en el afamado Autopilot en el que podremos viajar retirando las manos del volante. Pero nada más lejos de la realidad, porque básicamente es un sistema semiautónomo que nos permite ir centrados en el carril, asistirnos a la hora de cambiar de carril o mantener la velocidad con el coche precedente.

En definitiva

Llegamos al final de esta prueba con un Model 3 que me ha hecho cambiar el punto de vista de los Tesla y me hace entender por qué en lo que llevamos de año es el eléctrico más vendido de nuestro país. Para mí sigue teniendo cosas a mejorar como un diseño anodino, un rendimiento que no es el que parece, la pérdida de ergonomía o un interior que depende en su totalidad de la pantalla central, pero por lo llamativo que resulta en muchos aspectos, incluyendo todo lo relacionado con el monitor y, sobre todo con esa perfecta combinación entre eficiencia y capacidad de carga, no me extraña que más de 3.000 personas hayan ya optado por él en este 2024 o que en menos de una década haya vendido más de 2 millones de unidades en todo el mundo.

“La gama parte de los 39.990 euros pero a partir del 1 de julio esta tarifa podría subir por el tema de los aranceles”

Una cifra que no dejará de crecer. Quizá lo haga de manera más lenta por culpa de la mayor rivalidad existente, sobre todo proveniente de China, pero pocos coches te dan tanto por tan poco. Y es este otro de los puntos clave y quizá el más importante, el dinero ya que gracias a la intensa estrategia de Tesla de ajustar al máximo sus precios, hoy por hoy te puedes comprar un Model 3 por menos de 40.000 euros en precio de lista que se pueden convertir en 33.000 euros con el Plan Moves III. En el caso de la versión de esta prueba el pecio ya sube a 49.990 € que se quedarían en 42.990 euros con las ayudas gubernamentales.

Pero ojo, porque hay que estar atentos a ver qué pasa con la sanción arancelaria de Europa a los vehículos eléctricos de origen chino y que afecta a este Model 3 por fabricarse en Shanghái. De hecho, la firma californiana ya ha avisado de que su precio podría verse incrementado a partir del 1 de julio, aunque visto lo visto, no creo que nadie pueda toserle ni, incluso, hacerle sufrir. Y es que cuando se consigue dar con la tecla uno acaba siendo invencible

A destacar A mejorar
Consumo y autonomía finales Capacidad del maletero
Calidad de los materiales Precio algo elevado
Comportamiento dinámico Sin Honda Magic Seat

Galería de imágenes del Tesla Model 3 Dual Motor Long Range





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *