Un agujero se ha abierto en la Tierra. Aspira 36.000 toneladas y no hay nadie que pueda pararlo. La contaminación masiva nos ha llevado a escenarios desgarradores. Incluso hemos sido testigos de cómo los árboles han comenzado a ‘responder’ a este contexto. Actualmente, la contaminación se ha convertido en uno de los problemas más angustiantes. Afecta tanto al medio ambiente como a la salud de los seres vivos, ocasionando graves y duraderas consecuencias.

La contaminación ha aparecido en el mundo por múltiples causas y su origen proviene tanto de prácticas humanas como de procesos naturales. Algunas de las principales causas (humanas) de la contaminación son emisiones de gases contaminantes, vertidos de residuos tóxicos, deforestación, uso de pesticidas y fertilizantes químicos.

Las consecuencias de su expansión ya se están viendo en la modificación del medio ambiente en varios puntos del mundo y en nefastos diagnósticos para la salud humana. La destrucción de ecosistemas, enfermedades respiratorias, contaminación del agua y cambio climático son parte del resultado de la contaminación en el escenario global. Sin embargo, el agujero que se ha abierto en la Tierra podría ser la solución definitiva para acabar con esta catastrófica realidad.

Abren un agujero en la Tierra que aspira 36.000 toneladas

Ya ha comenzado a funcionar la mayor instalación del planeta para succionar CO2 directamente del aire. La planta está situada en Islandia y tiene un buen pronóstico. Sin embargo, numerosos expertos cuestionan la eficacia real de este sistema. La compañía suiza Climeworks sigue adelante con sus propuestas para capturar directamente el dióxido de carbono del aire, un sistema que, a pesar de ser cuestionado, continúa incrementándose en capacidad y tamaño.

La empresa acaba de poner en marcha una nueva instalación mayor a otro que ya tenía en funcionamiento y que tenía dotada con 72 ventiladores industriales para succionar el CO2 del aire. Esta nueva instalación se llama Mammoth y comenzó a funcionar el pasado mes de mayo. Su ubicación está estratégicamente pensada junto a un volcán en Islandia. De esta manera, ha llegado la mayor instalación de la Tierra dedicada a este método de ‘limpieza’ del aire.

3MAEERREA

El propósito de Climeworks es aspirar 36.000 toneladas de CO2 del aire al año para enterrarlas después bajo tierra. Pretende mostrarle al mundo que esta tecnología tiene mucho que enseñar en el combate contra el calentamiento global. Mammoth es un salto hacia el futuro respecto del primer proyecto de Climeworks, Orca, que también absorbe la atmósfera el principal gas de efecto invernadero responsable del cambio climático, pero en cantidades más reducidas.

Como mencionamos anteriormente, Mammoth tiene su emplazamiento a tan solo 50 kilómetros de un volcán activo. A simple vista parece una decisión arriesgada, pero responde a su proximidad a la central de energía geotérmica de Hellisheidi, necesaria para abastecer los ventiladores de la instalación y calentar los filtros químicos para extraer CO2 con vapor de agua, según ha informado la agencia AFP.

El agujero de la Tierra busca mitigar el cambio climático: este es el plan

Después, el dióxido de carbono se separa del vapor y se comprime en un hangar. El último paso es que el gas se disuelva en agua y se bombee al subsuelo con una especie de SodaStream gigante. Un pozo perforado bajo una cúpula inyecta el agua a 700 metros de profundidad en el basalto volcánico que conforma el 90% del subsuelo islandés. En este punto ocurre una reacción que involucra al magnesio, al calcio y al hierro de la roca para crear cristales, depósitos sólidos de CO2.

En definitiva, un agujero se ha abierto en la Tierra y pretende acabar, o al menos, mitigar, la contaminación que tanto daño está haciendo al mundo.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *