Hoy 21 de junio se conmemora el Día Mundial de las Jirafas 2024, una jornada dedicada a estos icónicos mamíferos de largo y esbelto cuello, que un día poblaron la sabana africana y que en la actualidad se encuentran en peligro de extinción por culpa de las acciones humanas, tales como la deforestación, la urbanización, la caza furtiva y las guerras.

El Día Mundial de las Jirafas 2024 es muy importante, porque estas juegan un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio ecológico. Son vitales para el ecosistema local, ya que estos rumiantes, en particular, se ocupan de la dispersión de semillas y del control de la vegetación.

En el Día Mundial de las Jirafas 2024 es fundamental saber que todas las especies en general están muy amenazadas, pero las de África oriental se encuentran en grave peligro de extinción. Esto se debe principalmente a acciones antropogénicas.

Las jirafas son grandes mamíferos rumiantes que viven en las sabanas africanas, al sur del desierto del Sahara. Su altura y sus características únicas atraen a muchos turistas, pero por diversas circunstancias, todas ellas relacionadas con las actividades humanas, están siendo expulsadas gradualmente de su hábitat natural. A ello hay que sumarle la caza furtiva de la que son víctimas.

El problema de la falta de diversidad genética es desastroso para cualquier especie. De hecho, cuando una población se vuelve muy pequeña, aumenta la probabilidad de qué individuos que tiene un parentesco cercano se reproduzcan entre sí, lo que puede dar lugar a un fenómeno denominado ‘depresión endogámica’, que puede conducir al colapso completo de la comunidad, por nacimientos malogrados, malformaciones genéticas graves, etc.

3MAEERREA

Día Mundial de las Jirafas 2024: los humanos son su peor pesadilla

Recordemos en Día Mundial de las Jirafas 2024, que las barreras geográficas han limitado su flujo genético durante más de un milenio. Entre el cambio climático, la deforestación, los incendios forestales y el crecimiento demográfico, los agricultores y ganaderos se ven obligados a ir cada vez más lejos para encontrar tierras.

La urbanización en África está siendo tan implacable como desenfrenada, por lo que el territorio ‘salvaje’ continúa reduciéndose. Los proyectos inmobiliarios y agrícolas proliferan e invaden gradualmente los espacios reservados para los animales salvajes.

Esta migración humana interfiere en el comportamiento de los animales silvestres, como es el caso de las jirafas, que se ven obligadas a abandonar sus hábitats naturales y trasladarse a tierras que se han convertido en propiedad comunitaria, lo que empeora el conflicto entre humanos y animales.

Por otra parte, y aunque la caza de jirafas es ilegal (donde prospera la caza furtiva de esas y de otras especies) en algunos países, todavía hay naciones como Kenia y Tanzania, donde las jirafas son capturadas por su piel, carne y huesos, que se utilizan para fabricar joyas o medicinas para algunas tribus.

Otra de las graves amenazas que debemos tomar en cuenta en el Día Mundial de las Jirafas 2024 es la guerra, que lamentablemente es algo corriente en el territorio africano. En las zonas de conflicto que se extienden por Somalia, Sudán del Sur, Kenia e incluso Etiopía, la jirafa ha sido literalmente diezmada. Se la ha matado para alimentar a los soldados y para usar sus partes como moneda de cambio y de trueque.

El Día Mundial de las Jirafas 2024 existe, porque las consecuencias de su desaparición son catastróficas. En los últimos treinta años, el mamífero terrestre más alto ha perdido nada menos que el 40% de su población, cayendo por debajo de los 100.000 en 2015, mientras que en 1985 era de 155.000. De las nueve especies que viven en el continente africano, solo a tres les va relativamente bien, una está estable y las otras cinco están en fuerte declive y figuran como amenazadas en la Lista Roja de la UICN.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *