Holaluz ayuda a conseguir el objetivo de la UE para que el parque inmobiliario este descarbonizado en 2050. El avance en las medidas de eficiencia operativa para reducir costes y la mayor penetración de las baterías en las instalaciones fotovoltaicas de sus clientes, claves para alcanzar el objetivo de break even de este negocio.

La instalación de baterías en los tejados residenciales ha pasado del 15% en el primer trimestre al 30% en mayo gracias a que los clientes que incorporan una batería junto a sus placas solares no pagan factura eléctrica durante cinco años. El modelo de negocio de Holaluz está en línea con el objetivo de la Unión Europea de alcanzar un parque inmobiliario descarbonizado en 2050; para ello, todos los edificios residenciales de nueva construcción tendrán que contar con paneles solares a partir de 2030.

Holaluz, la compañía tecnológica de transición energética cuyo objetivo es descarbonizar la economía, prevé que su división solar alcance el break even -el umbral de rentabilidad- a finales de año, gracias a las medidas de transformación implementadas por la compañía, que confirman la senda de eficiencia operativa, y a la mayor penetración de las baterías en las instalaciones fotovoltaicas de sus clientes, lo que se ha erigido en un claro vector de rentabilidad para el grupo.

En esta línea, Holaluz ha sido capaz de duplicar la penetración de baterías desde el 15% en el primer trimestre de este año al 30% en mayo al garantizar a aquellos clientes que incorporen una batería en sus instalaciones fotovoltaicas no pagar factura eléctrica durante cinco años. La propuesta ofrece a los clientes la instalación de placas y baterías con el objetivo de aprovechar al máximo la energía que produce su tejado durante el día y que puede acumularse para utilizarse y compartirla por la noche.

En 2023, Tesla eligió a Holaluz para la instalación de sus baterías domésticas Powerwall en España. Por otro lado, en marzo de 2024. Holaluz firmó un acuerdo con Sungrow, líder mundial en inversores fotovoltaicos y sistemas de almacenamiento de energía, con el objetivo de acelerar la transición energética en España impulsando la eficiencia de la generación distribuida residencial, al tiempo que genera ahorro a sus clientes.

3MAEERREA

De esta forma, Holaluz redobla su apuesta por el impulso de la generación distribuida a través de la implicación activa del consumidor. En España existen 10 millones de tejados residenciales disponibles para ser transformados fácilmente en pequeños productores de electricidad verde y barata, lo que supondría la incorporación al sistema de 50 GW de nueva capacidad de generación distribuida y 100% verde. Esta cifra podría absorber el 26% del consumo eléctrico total en España, lo que cubriría el 100% de la demanda doméstica, de acuerdo con un estudio realizado por Holaluz. La incorporación de baterías en las instalaciones fotovoltaicas es clave para alcanzar estas magnitudes y poder trasladar los beneficios de la energía solar distribuida durante las 24 horas del día.

La división solar ya mostró buenas tendencias en el primer trimestre, con una continua reducción de costes operativos y una mejoría de las eficiencias. Holaluz redujo su estructura de costes en 30 millones de euros a lo largo de 2023, lo que permitió obtener un Ebitda normalizado positivo de 3,1 millones de euros entre enero y marzo de este año frente al resultado negativo de 14,9 millones del mismo periodo del pasado ejercicio.

Holaluz: firme apuesta por la descarbonización de las viviendas

La Unión Europea quiere desplegar con mayor velocidad las energías renovables y la electrificación en los hogares, una estrategia que está en línea con el modelo de negocio de Holaluz. En este contexto, la Directiva RED III aumenta el compromiso de los Estados miembros para que en 2030 la cuota de energía del consumo final bruto procedente de fuentes renovables pase del 32% al 42,5%. Además, al menos un 49% de la energía utilizada por edificios deberá ser de procedencia renovable para esa fecha, lo que supondrá una aceleración del autoconsumo.

Por otra parte, gracias a la revisión de la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios (EPBD) los Estados miembros tienen un plazo límite para desarrollar políticas que garanticen la instalación de paneles solares en los edificios europeos. En el caso de viviendas residenciales de nueva construcción y los aparcamientos para coches cubiertos nuevos adyacentes a edificios, esta fecha límite es el 31 de diciembre de 2029. En definitiva, Europa ha hecho una apuesta rotunda por contar con un parque inmobiliario descarbonizado en 2050 y la palanca principal será la instalación de paneles solares, que serán obligatorios en todos los nuevos edificios residenciales a partir de 2029.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *