Altri: agricultoras, ganaderas, mariscadoras y vecinas de A Ulloa y la ría de Arousa se rebelan. Greenpeace ha recogido los testimonios de las vecinas que muestran su oposición frontal al proyecto de Altri. Consumiría hasta 46 millones de litros diarios de agua y vertería al río 30 millones de litros de agua contaminada.

“Para mí, esto es un paraíso. Aquí nació mi padre, nací yo. Pensar en irme me afecta mucho psicológicamente. Este proyecto no puede seguir adelante. Tenemos que pararlo», explica emocionada Chusa Expósito, de la cooperativa Milhulloa y Muuhulloa. Ella es una de las muchas personas que se oponen a la megacelulosa que la multinacional portuguesa Altri quiere construir en la comarca de A Ulloa. La organización ecologista ha recogido sus voces para pedir su paralización.

La organización ecologista, de la mano del fotoperiodista gallego Pedro Armestre, ha documentado la belleza y riqueza natural de la zona, en peligro por este macroproyecto, y recogido los testimonios de vecinas que muestran su oposición frontal a un proyecto que amenaza su entorno y su modo de vida. Agricultoras, ganaderas, mariscadoras y vecinas de la comarca explican cómo Altri cambiará sus vidas (para mal).

“El proyecto tendría una repercusión directa sobre nuestro trabajo, afectando a nuestra forma de trabajar y de concebir también el cuidado de este territorio. Es una agresión, una amenaza que atenta contra el tejido socioeconómico que conformamos y que afectarían a esa función que cumplimos”,denuncia Ana Corredoria, ganadera ecológica.

La multinacional portuguesa Altri quiere construir una enorme fábrica de celulosa en el corazón de Galicia (Palas de Rei, Lugo) que pone en peligro su naturaleza y a sus habitantes para producir hasta 400.000 toneladas de celulosa soluble y 200.000 de lyocell, además de otros subproductos, como biomasa y yeso.

Se trata de un megaproyecto (denominado proyecto Gama) que amenaza directamente la exigua Red Natura 2000 gallega: una enorme macrocelulosa que usará millones de litros de agua al día, verterá agua contaminada de vuelta al río Ulla, emitirá gases tóxicos, pondrá en peligro los sectores primarios y requerirá que se plante mucho más eucalipto en el norte, empobreciendo la biodiversidad. La organización ecologista, junto con otras organizaciones y colectivos de la zona, está luchando para parar este sinsentido.

AMBILAMP 350x238px AMBI segway min

“Vivimos del agua. Si nos falta el agua, nos falta todo. No veo las cosas que quieran poner ahí, tan cerca, que nos arruinan por completo. Eso acaba con nosotros”, explica la agricultora Carmen Velázquez: “Iré a todas las manifestaciones. Tengo 72 años. No me queda mucho de vida, pero detrás de mí vienen mis hijos y mis nietos, y hay que mirar por todos. Creo que lo vamos a parar. Para eso andamos”.

La desastre de Altri en números

El valor medioambiental de la zona donde se ubica el proyecto de Altri debe ser protegido. El megaproyecto pone en peligro el corazón de Galicia, su naturaleza y a sus habitantes. Y estas cifras lo avalan.

Afectará a una superficie diez veces más grande que la que ocupa la celulosa de Ence en la ría de Pontevedra, unas 360 hectáreas.

La fábrica pretende usar hasta 46 millones de litros de agua diarios del río Ulla, lo cual equivale al consumo de toda la provincia de Lugo. En sus previsiones, no se tiene en cuenta los escenarios futuros de disminución de los recursos hídricos por causa del cambio climático.

Debido al proyecto se verterán al río hasta 30 millones de litros de aguas residuales contaminadas cada día a 27 grados centígrados. No solo consumirá una enorme cantidad de agua, tan necesaria en tiempo de sequía, sino que contaminará la que queda, poniendo también en peligro el marisqueo en la ría de Arousa.

Se calcula que Altri necesitará hasta 2,4 millones de toneladas de eucalipto al año. Este aumento brutal de la demanda obligará a llenar aún más terreno gallego de este monocultivo que tanto daño está haciendo a la biodiversidad del norte de la Península, y que aumenta el peligro y virulencia de los incendios en Galicia, como vemos cada año.

Instalará una chimenea de 75 metros de alturapara emitir sustancias precursoras de la lluvia ácida (azufre, óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono y material particulado).

Tres espacios de la Red Natura 2000 se verían afectados (ZEC Serra del Careón, ZEC Sistema Fluvial Ulla-Deza y ZEC Sobreirais del Arnego) e incluso el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Además, la fábrica se construiría sobre un terreno identificado ya hace más de una década por la propia Xunta de Galicia para ampliar la red Natura 2000. El proyecto de ampliación sigue vergonzosamente guardado en algún cajón.

Altri afecta directamente a muchas especies amenazadas, algunas incluso endémicas y en peligro de extinción, como Santolina melidensis, Armeria merinoi e Leucanthemum gallaecicum, cuyas poblaciones son únicas en el mundo. En el ámbito del proyecto hay registradas más de 140 especies de aves, de las cuales cuatro están incluídas en el Catálogo Galego de Especies Amenazadas y seis en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Para su puesta en marcha, la empresa reclama hasta 250 millones de euros de dinero público de los fondos europeos Next Generation que servirán para llevar al colapso a un entorno natural.

Se han presentado más de 23.000 alegaciones en su contra

Más de 20.000 personas acudieron a la primera manifestación contra el proyecto en Palas de Rei (Lugo), la zona cero de este bárbaro proyecto y casi 300 embarcaciones formaron una flotilla de protesta junto con el rompehielos Arctic Sunrise en la ría de Arousa.

Desde el inicio, la organización ecologista ha trabajado mano a mano con otras organizaciones y colectivos para parar este sinsentido que es el proyecto Altri y seguirá haciéndolo.“El proyecto de Altri y la Xunta de Galicia refleja de forma clara cómo el Gobierno y algunas empresas entienden el territorio como un simple espacio para obtener beneficios a costa de lo que sea. Pero en este territorio viven personas en perfecta comunión con una biodiversidad, ya de por sí mermada, que tenemos la obligación de cuidar, de proteger y de defender hasta el último aliento. Nos va el futuro en ello. Y no vamos a parar hasta que el proyecto sea descartado. Ni lo necesitamos, ni lo queremos”, concluye Manoel Santos, coordinador de la organización ecologista en Galicia.

Por último, la organización ecologista anima a toda la ciudadanía a acudir a la movilización (convocada por la plataforma Ulloa Viva y la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa) que rodeará la sede de la Xunta de Galicia (San Caetano) en Santiago de Compostela el próximo 30 de junio a las 12:00 para exigir de forma masiva que se descarte el proyecto de Altri.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *