El papel de los países del G7 ante el fracaso de la Cumbre de Bonn: ante el estrepitoso fracaso de la Cumbre de Bonn, los países del G7 deben proteger la salud y las vidas mediante la reducción drástica las emisiones y la provisión de financiación climática.

A medida que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (SB60) en Bonn llega a su fin sin avances significativos y el G7 comienza en Italia, la Alianza Global por el Clima y la Salud llamó a los países desarrollados a reducir rápidamente las emisiones y cumplir con el financiamiento climático (a través de la reasignación de subsidios a los combustibles fósiles al financiamiento climático) para proteger a las personas de los peores impactos del cambio climático. Mientras tanto, decenas de personas que migran desde Sudán hasta Egipto han muerto por el calor extremo en los últimos días, como otros cientos de personas en la India desde marzo.

El progreso se estancó en la Cumbre de Bonn, y algunos países evitaron deliberadamente las discusiones sobre el fin del uso de combustibles fósiles, lo que socavó el progreso logrado en la COP28, a pesar de los esfuerzos de otros para avanzar en la acción. A sólo seis meses de que se tome una decisión durante la COP29 en Bakú, los gobiernos tampoco lograron avances sustanciales para acordar un nuevo objetivo para el financiamiento climático (NCQG), con importantes cuestiones de cantidad, fuente, asignación (para mitigación, adaptación o también pérdidas y daños) y la naturaleza de la financiación (por ejemplo, subvenciones o préstamos) también quedó sin resolver.

La presidencia de la COP29 dio marcha atrás en la propuesta de imponer impuestos sobre los combustibles fósiles como una forma de recaudar fondos adicionales para ayudar a los países más afectados por el cambio climático (a pesar de que las naciones productoras de combustibles fósiles fueran accionistas del fondo), y el negociador principal de Azerbaiyán afirmó más tarde que “No podemos aislar ninguna parte de la industria. [de otras industrias]”. Sin embargo, las empresas de combustibles fósiles han obtenido beneficios récord en los últimos años, mientras los sistemas de salud colapsan ante la creciente presión de los impactos de las olas de calor, las tormentas y las enfermedades en la salud de las personas.

“Durante la Cumbre de Bonn de este mes, los gobiernos podrían haber acelerado la respuesta a la “transición lejos de los combustibles fósiles” señalada durante la COP28, pero en vez de esto se dieron vueltas dos semanas sin alcanzar ningún acuerdo sobre mitigación, con algunos países directamente obstruyendo un discurso útil para proteger la salud y el bienestar humanos”, dijo la Dra. Jeni Miller, directora ejecutiva de la Alianza Mundial por el Clima y la Salud. “A solo unos meses de la COP29, los países desarrollados, incluido el G7, deben actuar para proteger la salud de las personas de la crisis climática, reduciendo rápidamente las emisiones y cumpliendo con el financiamiento climático incluyendo la redirección de los subsidios de los combustibles fósiles para asegurar la financiación para apoyar a todoslos países para que puedan adaptarse, responder y hacer la transición en la era climática

«Mientras esperamos que los gobiernos actúen juntos, las comunidades de todos los países del mundo están pagando el precio con su salud, sus vidas y el futuro de sus hijos. Los países en desarrollo con bajos ingresos son los que más sufren», dijo Miller. «Mientras tanto, los gobiernos siguen gastando miles de millones subsidiando los combustibles fósiles; hay suficiente financiación, pero se está gastando de forma inmoral y en los lugares más dañinos».

Durante la SB 60, los negociadores de naciones vulnerables al clima hablaron de manera convincente sobre los costos de salud del cambio climático durante sus intervenciones, incluidos los problemas de salud mental, drogas y alcohol después del desplazamiento y la reubicación, la malaria, la salud sexual y reproductiva, las muertes por inundaciones y deslizamientos de tierra, y los daños a la infraestructura de atención médica – así como la necesidad de colaboración intersectorial con los ministerios de salud para abordar este problema.

Kenia, en nombre de los países africanos, subrayó que el pago de la deuda está costando más que la atención sanitaria y la educación, y habló sobre la necesidad de acuerdos de financiación climática para evitar la perpetuación de estos ciclos. Pero los avances logrados han sido totalmente insuficientes para abordar estos desafíos.

“La financiación climática que se basa principalmente sobre préstamos exacerba los ciclos de deuda, pobreza y mala salud”, explicó Jess Beagley, líder de políticas de la Alianza Global por el Clima y la Salud.

Un área en la que se avanzó fue en acordar una forma de avanzar para identificar métricas para la adaptación, incluido el grado en que las medidas de adaptación están sirviendo a la salud y el bienestar humanos. Además, los países con altas emisiones, incluidos Australia y la UE, hablaron de las oportunidades de beneficios colaterales para la salud que ofrecen las transiciones justas.

“Durante los próximos seis meses los países estarán actualizando sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas, las NDC, que son sus planes y compromisos climáticos nacionales como parte del Acuerdo de París”, dijo Beagley. “Esta es una oportunidad clave para que los gobiernos nacionales den un paso adelante y protejan a sus poblaciones, mediante el desarrollo de planes creíbles para adaptarse al cambio climático de manera que protejan la salud en todos los sectores; reduciendo la contaminación del aire, eliminando gradualmente el uso contaminante de combustibles fósiles, incluidos el petróleo, el gas y el carbón; reflejando los costos sanitarios y las consecuencias de la inacción en sus cálculos financieros para avanzar en materia de cambio climático; y comprometiéndose a ofrecer un futuro mejor para su gente reuniendo a los sectores de salud, medio ambiente, energía, educación, transporte, agua, agricultura y otros sectores para trabajar juntos en busca de soluciones transformadoras integrales y de largo plazo.»

“Los países desarrollados tienen la responsabilidad de aumentar sus reducciones de emisiones en sus nuevas Contribuciones Nacionalmente Determinadas NDC en línea con una trayectoria rápida para eliminar gradualmente los combustibles fósiles. Instamos a los ministerios de salud a estar en las mesas de toma de decisiones de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas NDC, para garantizar que las decisiones se tomen teniendo en cuenta la salud de sus ciudadanos”, dijo Beagley. “Para los países en desarrollo, las Contribuciones Nacionalmente Determinadas NDC también son una oportunidad para articular claramente lo que pueden hacer con sus propios recursos y de lo que están listos, dispuestos y capaces de hacer si los países y empresas más responsables del cambio climático proporcionan la financiación y los recursos necesarios”, concluyó Beagley.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *