ADItech tutela varios proyectos de descarbonización. ADItech, coordinador del Sistema Navarro de I+D+I (SINAI), está llevando a cabo el desarrollo de diferentes proyectos que apuestan por la transición energética y la economía circular. En este sentido, desde ADItech y los diferentes agentes se investiga vehículos que captan el CO2 del aire, se desarrolla una nueva tecnología para la calefacción, refrigeración y agua caliente en viviendas o se buscan componentes más eficientes aprovechando residuos electrónicos.

Proyecto Jasan Car

Los agentes del SINAI NAITEC y Universidad Pública de Navarra (UPNA) investigan cómo reducir a huella de carbono en el sector de la movilidad.Se trata del proyecto Jasan Car, coordinado por ADItech.

Reducir la huella de carbono es un objetivo general y mundial. En concreto en el sector de la movilidad, tratar de abordar este reto, supone investigar de una forma global, desde el proceso de fabricación, hasta el comportamiento del vehículo en la calle. Por ello, los equipos de investigación del Centro Tecnológico NAITEC, liderado por Rakel Herrero Colmenero, y de UPNA, por Alberto Navajas León, están desarrollando un proyecto que pretende alcanzar este objetivo desde tres líneas de investigación.

En primer lugar, están explorando la impresión 3D como una nueva forma de fabricar piezas para los vehículos, un sistema que permite imprimir varios materiales a la vez, incluida la electrónica, y diseñar piezas más ligeras, consiguiendo así reducir el peso de los vehículos, que se ha visto incrementado por el uso de baterías eléctricas. En segundo lugar, están desarrollando nuevos materiales de origen natural, tales como resinas reciclables y fibras de refuerzo como el lino, el cáñamo o la yuta.

Estos nuevos materiales son la materia prima con la que se fabrican piezas del vehículo tanto internos como externos, de carrocería. Y, por último, están desarrollando unos dispositivos que, incorporados en los vehículos y aprovechando su desplazamiento, conseguirán retener el CO2 del aire, que a posteriori se podría transformar en nuevos hidrocarburos.

Proyecto Heat Power Box

Por otro lado, ADItech también coordina el proyecto Heat Power Box, donde la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y CENER (Centro Nacional de Energías Renovables) investigan cómo descarbonizar los edificios ofreciendo un mayor confort a sus habitantes.

El objetivo final es crear una alternativa a las calderas de gas y gasoil capaz de proporcionar a una vivienda la demanda de calefacción, refrigeración y agua caliente que necesite. Para crear esta alternativa, los equipos de investigación de UPNA y CENER liderados por Álvaro Martínez Echeverri y Sergio Díaz de Garayo Balsategui, respectivamente, están utilizando la tecnología de la termoelectricidad. Esta tecnología es capaz de convertir el calor en electricidad y viceversa, de tal manera que aprovechar el calor residual de la vivienda y utilizarlo como fuente de energía.

Para llegar a la fabricación de un prototipo, el equipo del proyecto se ha basado en las necesidades que arroja una vivienda tipo de Pamplona. Han diseñado un modelo computacional, en el que están estudiando las diferentes necesidades que se pueden presentar, y han fabricado un prototipo que incluye un sistema de ventilación de la vivienda, la producción y almacenamiento de calor, y distribución de calor y frio a través de la ventilación y del suelo radiante y refrescante. Se trata de una solución que aumenta el confort en las viviendas, sin utilizar combustibles fósiles.

Proyecto 3D Magnet

Asimismo, de nuevo, NAITEC y Universidad Pública de Navarra (UPNA) investigan cómo disminuir la basura electrónica dando una segunda vida a uno de los materiales que más se usa, la ferrita. Se trata del proyecto 3D Magnet, coordinado por ADItech.

Las ferritas son el material magnético más comercializado en el mundo. Sirven para que los diferentes productos electrónicos puedan convivir unos junto a otros, sin que las emisiones que provoca cada uno de ellos afecten al funcionamiento del resto. Este material se hace imprescindible en un mundo en el que cada vez hay más productos electrónicos, pero se trata de un material que actualmente no se recicla, su fabricación tiene un coste energético elevado y su diseño no está optimizado para cada uso.

Estos tres aspectos son precisamente los campos de actuación de este proyecto y de sus equipos de investigación liderados por Maite Aresti Bartolomé, doctora en ingeniería de materiales y fabricación, y gestora de proyectos en la unidad de Mecatrónica de NAITEC, por Iñaki Pérez de Landazabal, catedrático de Física de la Materia Condensada de la UPNA y por Francisco Falcone, catedrático de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la UPNA.

El proyecto utiliza la ferrita que se encuentra en la basura electrónica y con ella fabricar nuevas ferritas, gracias a la impresión 3D. Esta tecnología permite optimizar la cantidad de ferrita necesaria para cada ocasión y darle a la pieza la forma concreta que se precisa para cada producto.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *