Colón vuelve a reaparecer en el escenario moderno con un barco que utilizará una tecnología empleada en el siglo XV. Si te sorprendió lo que te contamos sobre la reconquista de América por parte de España, no puedes perderte lo que viene a continuación. Al hablar de descarbonización solemos asociar este término con la movilidad por tierra. Sin embargo, el transporte de mercancías por vía marítima es otro de los sectores que necesita soluciones sostenibles con urgencia, incluso más que la industria del automóvil o aérea.

Hay varias soluciones sobre la mesa, pero hay una en concreto que nos remonta a los tiempos de Colón y se torna como la más interesante del momento. Las alteraciones climatológicas adjudicadas a la actividad han generado una necesidad latente de cambiar de combustibles, especialmente en el sector del transporte.

Una de las causas principales del declive de la atmósfera es la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que, en términos generales, atrapan el calor en la atmósfera derivando en calentamiento global y cambio climático. El transporte marítimo no es ajeno a su generación, pero la estrategia que se tiene entre manos podría suponer un antes y un después en los niveles de polución.

Colón ‘resucita’ con este barco rescatado del siglo XV

Veer es una de las soluciones propuestas más originales de los últimos años. Consiste en un proyecto de buque portacontenedores que podría convertirse en el primero del mundo en tener un sistema de propulsión con emisiones cero. Dispone de un diseño con el que la startup con sede en Bahamas ha conquistado a sus potenciales inversores: Design Number One.

Aquí llega el kit de la cuestión, la razón por la que asociamos a Colón con este proyecto: su sistema de velas. Recordemos que Colón utilizó este sistema en algunos viajes del siglo XV. En este caso, hablamos de un sistema de velas evolucionado, con la disposición DynaRig inventada en los años 60. Con este método, el modelo se propulsa gracias al viento como hicieron otras embarcaciones más arcaicas y con las que se consiguieron grandes cosas.

Este sistema se emplearía como apoyo a la mecánica de pila de combustible de hidrógeno instalada en el buque de 100 metros de eslora, con una superficie prácticamente dedicada a la ubicación de los contenedores de mercancías.

Con el fin de bajar el gasto del combustible no fósil, la energía eólica se aprovechará al máximo, ya que hablamos de hidrógeno verde, siempre que su obtención provenga de fuentes sostenibles. También sirve como pilar fundamental para subir la velocidad en la ruta del barco, ya que se contemplan transportes oceánicos para cubrir largos trayectos.

Veer propone un barco que ya utilizó Colón con éxito

Si alcanza esta meta, Veer podría comenzar la primera embarcación de su clase jamás traída al mercado, ya que se barajan emisiones contaminantes neutras. Hace apenas un año, la empresa logró una carta de intenciones por valor de 50 millones de euros, una inversión pensada para el diseño y la fabricación de estos buques.

La startup afirma tener en mente un total de cinco astilleros de Europa. Esto quiere decir que sería cuestión de tiempo que se le adjudicara alguno de ellos, algo que podría no estar muy lejos de suceder.

Veer Design Number One presume de la elección por parte de la Agencia Europea de Seguridad Marítima de la definición de embarcación viable sobre el papel. Un título que se ha dado tras los estudios ejecutados para comprobar sus capacidades en la práctica, en las que se ha fusionado la propulsión eólica con la pila de combustible de hidrógeno.

En definitiva, el barco que utilizó Colón en el siglo XV podría volver a darnos una lección, esta vez de movilidad sostenible.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *