España establece una alianza con China y BYD. Lo que ha pasado enfada a Estados Unidos, pero podemos hablar de un nuevo combustible. Hablar de movilidad eléctrica no solo abarca la venta de coches y motos eléctricas. Existen otros sectores, y tipos de transporte que deben hacer una revisión de su presente para alinearse con los objetivos impuestos por diferentes naciones. Reducir la contaminación del aire es la meta prioritaria.

La polución en el aire y sus efectos nocivos sobre nuestra salud y a otros seres vivos es la que ha llevado a diferentes naciones a alzar la voz de alarma. Necesitamos cambiar nuestra forma de movilidad y, aunque ir en bici o a pie suena bien para mantener la línea, hay instancias en las que necesitamos una rapidez mayor. Para ello, un coche, una moto, un camión o transportes similares parecen la única vía posible.

En este contexto es el que trabajan los fabricantes de combustible. Este es necesario, pero no si el precio a pagar es la salud de los seres vivos. Ahora no solo se busca eficiencia, sino que además vaya acompañada de sostenibilidad.

China y BYD acuerdan con España la llegada de punteros autobuses eléctricos

Otra forma de ahorrar en combustible, y en emisiones contaminantes, es optar por el transporte público y mejor todavía si se trata de un transporte eléctrico libre de emisiones. Llegan al mercado español unos autobuses eléctricos de BYD con 600 kilómetros de autonomía. BYD ya tiene acuerdos con otras dos empresas españolas para la creación de este tipo de medio de transporte.

El año pasado apareció en escena el primer autobús eléctrico a España junto a BYD y Castrosua, el carrocero gallego que logró el lanzamiento de un modelo eBus de 12 metros de largo, con espacios para 92 pasajeros.

Este pacto entre empresas lleva un paquete de baterías tipo LFP, con 422 km de capacidad y una autonomía por carga de 450 kilómetros. Sin embargo, Castrosua no es el único fabricante español que estaba negociando con BYD. También es posible hablar de otras piezas como la que viene de la mano del carrocero gallego UNVI, del que llegaron interesantes propuestas como BYD B12.

En este caso, también se habla de 12 metros de largo, pero con un paquete de baterías Blade de nueva generación. Así estamos ante una tecnología con una mayor densidad energética y una autonomía por carga completa alrededor de los 600 kilómetros.

Por otra parte, también ha llegado el modelo BYD UNVI DD13 diseñado en parte en la compañía de Ourense, un autobús de dos alturas, con una capacidad más amplia para el transporte de pasajeros.

BYD y China afianzan su presencia en España con un autobús eléctrico

Tanto Castrosua como UNVI cuentan con productos personalizables, que permiten ofrecer una propuesta generosa y adaptada a las necesidades de todos los mercados, especialmente el europeo. Las posibilidades de que este proyecto prospere son prometedoras, dado que este fabricante chino es líder mundial en vehículos enchufables.

Entre sus hitos, encontramos la venta de más de 100.000 autobuses eléctricos en todo el mundo, aunque la implementación en España se está tornando lenta.

La unión de empresas de esta categoría con compañías locales resulta vital de cara a la consecución de objetivos de BYD en Europa. Ya ha salido a la luz su intención de fabricar en este continente y se sabe que cumplirá su pretensión en Hungría y que podría ampliar esta actividad a otras zonas si aparecen en el camino restricciones o aranceles nuevos a los vehículos provenientes del país asiático. Recordemos que esto ya ha sucedido en Estados Unidos.

Así es como China y BYD están cada vez más presentes en España con su apuesta por el mercado de vehículos eléctricos, un mercado que ya está triunfando con varios de sus diseños.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *