Frente a las alarmantes crisis climáticas, la reducción de emisiones de carbono se ha convertido en una meta implementada por todas las industrias a lo largo y ancho de todo el mundo, convirtiéndose en el principal objetivo del sector automotriz. Es por esto mismo que los creadores de motores han optado por un combustible más amigable con el medioambiente.

Un largo viaje por el sector automotriz: este es el combustible más elegido

Durante un largo tiempo los coches eléctricos se establecieron en el sector como uno de los más prometedores del momento, sin embargo, con el tiempo fueron surgiendo más y más inconvenientes como su elevado costo y  sus extensos tiempos de recarga, algo que ha alejado a un gran número de potenciales clientes.

Poco después se descubrió el gran potencial que tiene el hidrógeno en la industria automotriz como el combustible de motores H2, sin embargo, esta es otra opción que representa una lista de grandes inconvenientes relacionados con su almacenamiento y el transporte del mismo debido al estado en el que es utilizado

A pesar de ello, una empresa se pone al frente de un proyecto pionero en el sector, buscando abarcar hasta un 40% del competitivo mercado, llegando a fabricar un gran número de movilidades impulsadas por hidrógeno. Estamos hablando de la empresa Stellantis, la misma que ya cuenta con un total de 350 coches cero emisiones desarrollados en sus fábricas.

Una tentadora oferta con la que planea tomar el control de las ventas

Stellantis tiene un ambicioso plan para que todos sus turismos en Europa sean exclusivamente en sus coches eléctricos a baterías (BEV) a partir del año 2030. Este cambio forma parte de su estrategia para reducir las emisiones.

A pesar de lo mencionado antes, en el sector de los vehículos comerciales, Stellantis también está dispuesto a adoptar un enfoque totalmente diferente, ya que también apostará por la beneficiosa tecnología de pila de combustible de hidrógeno (FCEV), que aunque aún es poco común, es capaz de ofrecer grandes ventajas en términos de autonomía y tiempos de recarga.

En concreto, la empresa está planeando equipar ocho modelos de furgonetas medianas y grandes con esta tecnología innovadora. Algunos de los modelos que adoptarán la pila de combustible de hidrógeno serán: Citroën Jumpy y Jumper, FIAT Scudo y Ducato, Opel Vivaro y Movano, y Peugeot Expert y Boxer.

Por otro lado, la fabrica en cuestión no se limitará al mercado europeo, ya que también tiene previsto introducir sus vehículos de hidrógeno en el amplio y vasto mercado estadounidense. Está trabajando en una versión con pila de combustible de la camioneta RAM 5500.

Un optimista punto de vista tras una baja temporada de ventas

Es sumamente importante destacr que la compañía mencionada anteriormente solo ha logrado vender 350 de sus unidades de furgonetas medianas impulsadas por hidrogeno. Todas estas utilizan un motor de 136 CV (caballos de vapor) y alrededor de 260Nm asociado a una batería de apenas 10.5 kWh y finalmente una pila de combusible de 45 kWh.

Ahondando más en su precio, en Francia, la Citroën ë-Jumpy Hydrogen cuesta alrededor de 85.800 euros, un precio de partida considerablemente elevado en comparación con el eléctrico a baterías que cuesta cerca de 48.600 euros.

A pesar de las bajas ventas, motivadas en gran medida por los elevados precios de venta, Billing se muestra confiado en que la demanda aumentará de forma notable en los próximos años, en paralelo a la infraestructura de repostaje.

A pesar de los desafíos con los altos costos y la infraestructura limitada, la empresa se posiciona a la vanguardia del mercado automotriz con su apuesta por la tecnología de pila de combustible de hidrógeno. Con planes ambiciosos para dominar tanto el mercado europeo como el estadounidense.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *