Universidad de Barcelona: investigadores buscan un nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales. La tecnología, basada en la electrosíntesis y activación de oxidantes, tiene una elevada capacidad de tratamiento y minimiza el consumo energético.

Dado el aumento de temperaturas asociado al cambio climático y sus efectos adversos como la sequía y concentración de los contaminantes químicos en las aguas naturales, la depuración y regeneración de las aguas residuales es una prioridad global. Investigadores de la Universidad de Barcelonahan desarrollado un innovador sistema de descontaminación mediante la electrosíntesis de oxidantes fuertes, que tiene mayor capacidad y consume menos energía que otros sistemas existentes de tratamiento avanzado de aguas. El proyecto, liderado por el Dr. Ignacio Sirés, profesor del departamento de Ciencia de Materiales y Química Física de la Facultad de Química de la Universidad de Barcelona, ha recibido una ayuda Innovadores de la Generalidad de Cataluña de 84.000 euros para llevar al mercado esta solución tecnológica.

La nueva tecnología elimina microcontaminantes orgánicos y patógenos de las aguas residuales, en continuo, mediante un proceso de oxidación avanzada que se basa en la producción y activación del peróxido de hidrógeno (H2O2). Se trata de un desinfectante químico con múltiples aplicaciones que produce especies oxigenadas altamente oxidantes pero benignas medioambientalmente, para tratar eficazmente estos contaminantes.

Tratamiento de aguas residuales: un sistema más económico y ecológico

Los investigadores han desarrollado un reactor electroquímico, diseñado y patentado, para conseguir la producción in situ de H2O2 y su uso inmediato, evitando así los obstáculos de su síntesis industrial, como es el uso de disolventes, con un notable impacto ambiental, y la peligrosidad de su transporte, almacenamiento y manipulación.

La generación electroquímica de este oxidante contribuye a reducir otros costes de la cadena de valor, puesto que no depende de las fluctuaciones inherentes al mercado. Además, el reactor tiene un diseño innovador para aumentar su capacidad de tratamiento y disminuir el consumo energético en comparación con otros reactores. Las características de la tecnología hacen que se pueda utilizar para tratar un amplio abanico de aguas residuales, tanto industriales, como urbanas, técnicas, alimentarias o sanitarias, encontrando una aplicación muy relevante en el sector de la química fina y la industria farmacéutica.

El proyecto, con número de expediente 2023 INNOV 00006, ha recibido una ayuda de la Generalidad de Cataluña dentro de la modalidad “Ayudas Innovadoras para proyectos de valorización y transferencia de conocimiento desarrollados por innovadores en estancias en entidades del sistema de investigación e innovación Cataluña”.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *