Se ha logrado activar un monstruo que absorbe algo crucial de la atmósfera. Hay 36.000 toneladas bajo tierra. El mundo está en alerta máxima con lo que está sucediendo con el aire de nuestro planeta, incluso hay tres países que han declarado confinamiento climático. El rápido cambio climático que estamos experimentando tiene mucho que ver con la manera en que gestionamos nuestros recursos, especialmente en lo que concierne a los combustibles fósiles.

El petróleo, el gas y el carbón que utilizamos en nuestros hogares, fábricas y transporte repercute en la huella ambiental que dejamos en el mundo. Cuando estos combustibles fósiles se queman, liberan gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono (CO2) que atrapan el calor del sol y hacen que la temperatura del planeta suba.

La humanidad ya está padeciendo las consecuencias del cambio climático con la llegada de fenómenos meteorológicos extremos, como olas de calor, tormentas y sequías, dado que son más intensos, amenazan vidas y medios de subsistencia. Si el calentamiento global sigue, algunas regiones podrían volverse inhabitables, con tierras de cultivo transformadas en desierto.

La atmósfera podría mejorar después de esto: hay un ‘monstruo’ dispuesto a todo

La compañía suiza Climeworks está íntimamente comprometida con la captura de dióxido de carbono del aire a través de un método que sigue aumentando de capacidad y tamaño. Aunque muchos no han creído en su eficacia, la empresa continúa firme en su objetivo. La corporación acaba de poner a funcionar una nueva instalación mayor que otra ya activa llamada Mammoth.

Cuenta con 72 ventiladores industriales para succionar el CO2 del aire. Esta planta, con apenas unas semanas en marcha, está situada junto a un volcán en Islandia. Se torna como la instalación dedicada a la limpieza del aire más grande del planeta. El objetivo de Climeworks es aspirar 36.000 toneladas de CO2 del aire al año. Después, pretende enterrarlas bajo tierra.

Con este procedimiento, demostraría que esta tecnología juega un papel fundamental en la lucha contra el calentamiento global.

Mammoth es un claro avance respecto al primer proyecto de la compañía: Orca. También absorbe el principal gas de efecto invernadero de la atmósfera, aunque sus cantidades son más reducidas.

La atmósfera podría tener una segunda oportunidad: todo depende del ‘monstruo’

Mammoth está situada a solo 50 kilómetros de un volcán activo, una medida arriesgada, pero que la posiciona cerca de la central de energía geotérmica de Hellisheidi, necesaria para que los ventiladores de la instalación cuenten con abastecimiento y se produzca eficazmente el calentamiento de los filtros químico. Según informa la agencia AFP, este calentamiento se hace para extraer CO2 con vapor de agua.

La atmósfera está siendo absorbida por un monstruo

Tras esto, el CO2 se separa del vapor y se comprime en un hangar. Por último, el gas se disuelve en agua y se bombea al subsuelo con una “especie de SodaStream gigante”, advierte Bergur Sigfusson, jefe de desarrollo de sistemas de Carbfix, compañía que ha realizado el proceso.

Un pozo perforado bajo una cúpula se encarga de inyectar agua a 700 metros de profundidad en el basalto volcánico que constituye el 90% del subsuelo islandés, donde reacciona con el magnesio, el calcio y el hierro de la roca para desarrollar cristales, depósitos sólidos de CO2.

Para alcanzar la “neutralidad de carbono” en 2050, “deberíamos eliminar del aire entre 6.000 y 16.000 millones de toneladas de CO2 al año”, expuso Jan Wurzbacher, cofundador y codirector de Climeworks, en la inauguración de los 12 primeros ventiladores de la planta.

En definitiva, este monstruo podría salvar la atmósfera del naufragio, aunque solo el tiempo podrá demostrar si Climeworks lo logra. Otra forma llamativa de acabar con la contaminación y que nos toca de cerca es el árbol artificial español.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *