La industria todavía está asimilando lo que podría pasar con la llegada de un motor eléctrico que utiliza un combustible fantasma. No es líquido y hasta los expertos están sorprendidos. La fusión del motor eléctrico y de hidrógeno permitió que fuéramos testigos del primer coche superrenovable. Ahora estamos ante una nueva pieza que podría generar un cambio de paradigma en un sector convulso.

Con el deseo ferviente de las naciones de dejar de lado los combustibles fósiles, el atractivo de los vehículos eléctricos es más que evidente. No utilizan gasolina ni etanol, que gravan el medio ambiente. Tampoco emiten gases y son silenciosos.

El hecho de que requieran menos mantenimiento que los vehículos convencionales y puedan suministrarse en casa es otro gran punto a favor. No obstante, la nueva ola de vehículos eléctricos no está exenta de inconvenientes, como su escasa autonomía y su falta de infraestructura.

El motor eléctrico podría recurrir a un combustible fantasma para solventar sus defectos

La compañía Stellantis está dispuesta a sacar versiones de tren motriz con motor de combustión interna de cualquiera de sus coches eléctricos de batería si existe una demanda por parte de los consumidores. Según registra WardsAuto, al presentar sus resultados de envíos e ingresos del primer trimestre, Natalie Knight, directora financiera del grupo, señala que podrían lanzar un híbrido de gas o incluso un modelo de tren motriz ICE puro en el futuro si existe una clara demanda.

Esta idea responde a la estrategia de producto del grupo para desarrollar nuevos modelos de plataformas multienergía. De esta manera, el fabricante está preparado para reaccionar a las exigentes de un mercado cambiante.

“Por lo tanto, la mayoría de nuestros productos son vehículos con motor de combustión interna o están destinados a utilizar las plataformas de energía múltiple que tenemos. Esta es una gran oportunidad para nosotros, en comparación con nuestros pares, tener las plataformas multienergía para todos nuestros productos en desarrollo y tener la agilidad para movernos entre ellos», aporta Knight, según recoge el medio de comunicación ya nombrado.

El motor eléctrico llegaría de la mano de un combustible fantasma

“Estamos muy abiertos a cómo podemos abordar las necesidades de los consumidores. No quiero ignorar el hecho de que queremos estar cerca del consumidor, y si vemos que hay una oportunidad con esos modelos que introdujimos primero como BEV, lo analizaremos”, agregó la directora financiera.

El objetivo de la empresa es mostrar su flexibilidad ante la demanda. De hecho, su estrategia ya está teniendo éxito, puesto que el fabricante está en primer lugar en cuanto a ventas de vehículos híbridos enchufables en Estados Unidos.

De esta manera, si el mercado necesita versiones con motor de combustión interna de BEV, eso le darán. Citó como ejemplo el Jeep Wagoneer S, presentado en enero de 2024, que saldrá a la venta con un tren motriz eléctrico.

La marca no cierra la puerta a la ampliación de la gama con un modelo de gasolina más adelante. Podríamos estar ante un modelo híbrido o una pieza sin ningún tipo de electrificación, eso dependerá de lo que pida el consumidor.

Stellantis lanzará 25 nuevos modelos a nivel mundial este año, 18 de ellos eléctricos. Esto no significa que seguirán siendo solo eléctricos durante toda la producción.

El motor eléctrico podría pasar a ser un motor para un combustible fantasmaque determinará el mercado. Ahora la pregunta es si el consumidor requerirá una pieza semejante o seguirá aferrado al coche eléctrico que ya conoce. Mientras aparecen la respuesta a este interrogante, no puedes perderte lo que está pasando con este motor eléctrico de 540 caballos. Los expertos todavía no creen su llegada.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *