Ecologistas en Acción presenta el demoledor informe ‘Calidad del aire en los entornos escolares 2024’, que recogen los nefastos resultados de una campaña en la que se ha medido dióxido de nitrógeno (NO2) en 114 entornos escolares de nueve municipios y el resultado no ha podido ser peor: Sevilla, Mairena del Alcor, El Viso del Alcor, Cartagena, Uviéu, A Coruña, Basauri, Etxebarri y Galdakao.

La organización ecologista denuncia que todos los colegios muestreados superan el valor anual medio recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el dióxido de nitrógeno, llegando incluso a cuadriplicarlo en algunos casos.

La organización ecologista ha llevado a cabo un análisis de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en las inmediaciones de 114 centros educativos de nueve municipios de cinco provincias del Estado español: Sevilla, Murcia, A Coruña, Asturias y Bizkaia. Para el estudio se seleccionaron centros de educación primaria y secundaria ubicados tanto en vías con alta densidad de tráfico motorizado como en entornos alejados de vías de alta capacidad y con poca exposición a los contaminantes emitidos por los vehículos.

Se han medido asimismo los niveles de NO2 junto a las estaciones oficiales de control de la contaminación, con la finalidad de calibrar los aparatos instalados en los colegios. En total se han colocado 270 captadores pasivos en un total de 128 ubicaciones.

21423c1a95f39b9c595360e6f13b4c3f

La mala calidad del aire en el colegio de nuestros hijos

  • Ninguna de las 114 escuelas analizadas cumple las recomendaciones de la OMS; en todos los entornos escolares analizados, la concentración de NO2 supera los 10 μg/m³.
  • Solo 11 de los 114 entornos escolares analizados, el 10%, están por debajo de los 20 μg/m³. El 90 % restante estaría por encima del nuevo límite indicado en la revisión de la Directiva de Calidad del Aire.
  • Ecologistas en Acción destaca que 15 de las 114 escuelas analizadas, el 13%, están por encima de los 40 μg/m³, el límite legal actualmente vigente.

La población infantil es especialmente sensible a la contaminación atmosférica, debido a su elevada frecuencia respiratoria, a su mayor exposición en el ambiente exterior y a la inmadurez de sus sistemas respiratorio e inmunitario, siendo el NO2 un activo inmunodepresor.

Según datos de la OMS, el 90% de los niños y niñas de Europa acuden a diario a escuelas cuyos entornos superan los niveles de contaminantes atmosféricos considerados seguros. La contaminación del aire causada por el tráfico ha demostrado ser una causa directa de asma infantil, con un 33% de los casos atribuidos a esta fuente de contaminación.

Es necesaria una mejora sustancial de la información sobre la calidad del aire que se respira, en particular en el entorno de los centros educativos y otros centros sensibles (asistenciales, deportivos y sanitarios), complementando la proporcionada por las estaciones oficiales de medición con mapas de distribución y con campañas de medición específicas.

En paralelo a esta campaña de medición, la organización ecologista está desarrollando talleres para la sensibilización y formación del alumnado de educación secundaria en centros de Sevilla, Cartagena o A Coruña. La juventud es consciente del problema y quiere respirar aire limpio.

Urge promover sistemas de movilidad como el tránsito peatonal, la bicicleta y el transporte público, que restrinjan el tráfico motorizado urbano con el fin de disminuir la contaminación que se deriva del mismo. La obligación legal de que todas las ciudades de más de 50.000 habitantes implanten Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) para reducir la circulación de vehículos contaminantes es una oportunidad de mejora de la calidad del aire y la vida ciudadana que debe aprovecharse, y no dar pasos atrás en materia de movilidad sostenible como están haciendo algunos ayuntamientos. Es el caso de la retirada de los bolardos en colegios de Xixón, la vuelta de los coches a la puerta de colegios en Madrid, o las amenazas para eliminar la pacificación de Poble-Sec, en Barcelona.

Estas mediciones han sido realizadas por la organización ecologista en el marco de la campaña Clean Cities, de la que forma parte, en colaboración con Revolta Escolar y asociaciones de familias. Es la cuarta campaña de medición de NO2 que realizan los grupos de personas voluntarias de la organización ecologista, desde 2020, y la tercera específica para medir NO2 alrededor de centros educativos.

A pesar del éxito de estos programas, algunos ayuntamientos amenazan con revertir o paralizar estas actuaciones. La salud de la infancia debe ser una prioridad. Su derecho a la ciudad, también.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *