Periodismo ambiental: la UNESCO avisa del aumento de los casos de agresiones e intimidación contra los periodistas ambientales que informan sobre el medio ambiente y el cambio climático. Unos 800 periodistas ambientales han sufrido episodios de violencia en los últimos 15 años. Paralelamente, la Desinformación Climática ha aumentado exponencialmente en internet durante este periodo. La UNESCO reivindica más apoyo para los periodistas ambientales y también mayor transparencia en los medios digitales.

Si no disponemos de una información ambiental fiable sobre la actual triple emergencia planetaria, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y la contaminación, nunca podremos superarla. No obstante, los periodistas en quienes confiamos para investigar estos asuntos y garantizar que la información sea accesible se enfrentan a riesgos inaceptables en todo el mundo, mientras la desinformación sobre la crisis climática prolifera en las redes sociales debemos reafirmar nuestro compromiso con la defensa de la libertad de expresión y la protección de los periodistas ambientales en todo el mundo.

En su nuevo informe Press and Planet in Danger, la UNESCO desvela que al menos 749 periodistas y medios de comunicación que informaban sobre cuestiones ambientales fueron víctimas de asesinatos, agresiones físicas, detenciones y arrestos, acoso por redes sociales o acciones legales en el período 2009-2023. Entre 2019 y 2023 se produjeron más de 300 ataques, lo que supuso un aumento del 42 % respecto al quinquenio anterior (2014-2018).

21423c1a95f39b9c595360e6f13b4c3f

El informe subraya que se trata de un problema global, ya que esas agresiones sucedieron en 89 países de todas las regiones del mundo.

Asesinatos de periodistas ambientales, agresiones físicas, arrestos, acoso por redes sociales o acciones legales

El Observatorio de Periodistas Asesinados de la UNESCO ha registrado el asesinato de al menos 44 periodistas ambientales que investigaban en los últimos 15 años, de los cuales solo 5 han sido condenados, lo que supone un escandaloso índice de impunidad de casi el 90 %. Pero la UNESCO también constata otras formas de agresión física, con 353 incidentes. Del mismo modo, señala un repunte de los ataques en los últimos años, pasando de 85 en el periodo de 2014 a 2018 a 183 entre 2019 y 2023.

En una consulta realizada por la UNESCO en marzo de 2024 a más de 900 periodistas ambientales de 129 países, 7 de cada 10 declaró haber sufrido agresiones, amenazas o presiones vinculadas a su labor informativa. De ellos, 2 de cada 5 sufrieron posteriormente violencia física.

Los datos muestran que las mujeres periodistas ambientales afirman estar más expuestas que los hombres al acoso en redes sociales, haciéndose eco de la tendencia señalada en el anterior informe de la UNESCO The Chilling: global trends in online violence against women journalists.

Además de las agresiones físicas, un tercio de los periodistas ambientales encuestados declara haber sido censurado, y casi la mitad (el 45 %) ha recurrido a la autocensura mientras cubría asuntos medioambientales por miedo a los ataques, a exponer a sus fuentes o porque eran conscientes de que sus reportajes entraban en conflicto con los intereses de alguna de las partes interesadas.

Desinformación: triple emergencia planetaria, cambio climático, pérdida de la biodiversidad y contaminación

Una de las principales acciones será una Hoja de Ruta Mundial de la UNESCO contra la Desinformación Climática, en la que se determinarán las funciones que pueden desempeñar los Gobiernos, los medios de comunicación, el mundo académico y los investigadores, la sociedad civil y las plataformas digitales para apoyar y proteger a los periodistas ambientales, así como para promover la integridad de la información que se publica en la red sobre el medio ambiente y el cambio climático.

La Directora General de la UNESCO anunciará la puesta en marcha de un programa de subvenciones para proporcionar apoyo jurídico y técnico a más de 500 periodistas ambientales perseguidos, y nuevas iniciativas para promover el pensamiento crítico sobre la desinformación climática y mejorar la regulación de las plataformas digitales, que se corresponden con las Directrices para la Gobernanza de las Plataformas Digitales, publicadas por la UNESCO en noviembre del año pasado.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *