España podría tener una quinta estación. Es extraña, pero conocida en algunos países. El cambio climático está ocasionando grandes modificaciones en el clima del territorio nacional, tanto que ya hay una región que pasará a ser de clima tropical. Desde la industrialización llevada a cabo en el siglo XX, la temperatura el Planeta Tierra ha aumentado más de 1ªC, según el análisis de temperatura realizado desde 1880 por científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA.

Dos tercios del calentamiento global que hoy padecemos llevan pasando desde 1975, a una velocidad de entre 0,15 y 0,20ºC por década. La desertificación, el riesgo de incendios, la falta de agua potable, las inundaciones, las sequías y la pérdida de cosechas son solo algunas de las consecuencias que acarrea la situación actual.

De hecho, los científicos advierten que, durante las próximas décadas, el mundo se enfrentará a más riesgos climáticos.

GLOBAL MASTER Dia Mundial Agua BANNERS 350x104 Dinamico

¿Una quinta estación en España? Esto es lo que se sabe

Las altas temperaturas inusuales vividas en los meses de enero y febrero y más propias de la primavera, llevan a que se active la floración de algunas especies, por lo que podríamos llegar a hablar de una quinta estación. Por ejemplo, las magnolias en Vigo deberían empezar su floración a finales de febrero. Sin embargo, este año lo hicieron un mes antes.

“El periodo de activación lleva adelantándose bastantes años, pero este año ha sido especialmente evidente”, manifiesta el ambientólogo Adrián García, según registra La Sexta. Estas flores prematuras pueden llegar a ser graves porque “pueden producir pérdidas en la producción de frutales, tanto económicas como sociales”.

Un adelanto tan evidente de la floración de las plantas provoca un desajuste ecológico en la naturaleza, haciendo peligrar la biodiversidad y llevando a una degeneración ambiental en el ecosistema.

La quinta estación de España tiene al mundo de cabeza: ¿tendrá remedio?

Sumado a esto, el calor es cada vez más habitual, un aspecto que preocupa por las plagas. Si llegan antes de lo previsto, tendremos que enfrentar episodios más largos de placas que afectan a la vegetación. En Burriana, ya habían desinfectado las alcantarillas y adelantado la campaña dos meses antes que otros años en enero. Los trabajos de control de plagas comenzaron antes como método preventivo.

El objetivo de estas medidas es “minimizar al máximo las consecuencias en cuanto a la salud y el medio ambiente”. Así lo expuso Mario Trullen, concejal de Vía Pública de la localidad castellonense. Otra consecuencia de las altas temperaturas de la época, además de las modificaciones en el ecosistema, es la falta de nieve en las estaciones de esquí.

De esta manera, los escolares se quedan sin las excursiones a estaciones de esquí en Castilla y León que suelen darse en la Semana Blanca. La situación en las que están sumidas las estaciones de esquí no parece remontar. He aquí, una consecuencia más del ‘no invierno’ que dificulta buscar un destino alternativo en los próximos meses.

España padece el cambio climático

El ‘no invierno’ sería esa quinta estación que estaría afrontando España. Respecto a las plagas, Adrián García dijo: “Esto hace que tengamos episodios cada vez más largos de plagas afectando la vegetación”. Una realidad que es cada vez más terrorífica y vivimos todos los días, incluso ahora en mayo, tiempo en el que, en algunas zonas de España, ya parece pleno verano, cuando empieza formalmente el próximo 21 de junio.

En definitiva, España se está acercando a una quinta estación, algo que ya se ha visto en otros países y está instaurando en el nuestro. Lo que está claro es que el cambio climático está causando estragos. Un caso extremo que sobrecoge al mundo es la explosión del número de casos de cólera.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *