En los EEUU, la gran mayoría de las tuberías que conectan los hogares con las fuentes de agua potable son de plomo. La única manera de asegurarse de que el plomo no se filtre ni se desprenda de estas líneas de servicio de plomo es retirarlas del uso. Y reemplazarlas por unas que aseguren a los estadounidenses un agua más saludable.

Un importante estudio publicado por NRDC documenta cómo la eliminación de todas las tuberías de plomo de los EEUU proporcionaría enormes ahorros debido a los impactos evitados en la salud y en el medio ambiente.

Costes reales del problema del plomo

El documento cuantifica esos ahorros, tanto a nivel estatal como nacional. Y encuentra que, durante los próximos 35 años, el país podría ahorrar una asombrosa cantidad estimada de $786 mil millones de dólares (casi 735 mil millones de euros) en costes de salud.

GLOBAL MASTER Dia Mundial Agua BANNERS 350x104 Dinamico

Los expertos explican que el coste total de eliminar todas las líneas de servicio a nivel nacional podría costar de $46 a $56 mil millones de dólares (42 – 52 mil millones de euros). Si comparamos unas cifras con otras, no quedan dudas que el camino correcto está muy claro.

Estos beneficios se basan tanto las estimaciones recientes de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) sobre la cantidad de líneas de servicio de plomo en cada estado. Como las estimaciones de NRDC basadas en la encuesta realizada en 50 estados. Gracias a ello, este material está presente en todo el medio ambiente. Y especialmente en el agua que beben los estadounidenses.

La mayoría de las personas son conscientes de los riesgos de retrasos en el desarrollo y pérdida del coeficiente intelectual en los niños debido a la exposición a este elemento químico peligroso. Pero muchos se sorprenden al conocer los enormes impactos del metal en los adultos. Especialmente cuando conocen el vínculo que existe entre el plomo y las enfermedades cardiovasculares más letales.

Una declaración científica formal de junio de 2023 de la Asociación Estadounidense del Corazón destacó que esto es así y que hay una considerable evidencia. Se ha demostrado que la exposición dicha sustancia está relacionada con muchas enfermedades cardiovasculares, incluidos los accidentes cerebrovasculares y los ataques cardíacos.

De hecho, un importante estudio publicado en la revista científica Lancet documentó estos riesgos cardiovasculares. Y la “Evaluación científica integrada del plomo” de la EPA muestra el alto costo que la exposición esta sustancia tiene para la salud del país. Y alertan de que es una sustancia bioacumulableque produce una enfermedad llamada plumbismo.

Poblaciones más vulnerables

El riesgo de enfermedad cardiovascular es especialmente alto en poblaciones de color y de bajos recursos socioeconómicos. Debido en parte a una mayor exposición al plomo. También hay pruebas sólidas de que las personas de color. Y en particular los niños negros, tienen un riesgo sustancialmente mayor de tener niveles elevados de plomo en sangre que los niños blancos no hispanos.

Y cada vez hay más evidencia que sugiere que, si bien el agua con altos niveles de contaminación por plomo es un problema de todo el país, afecta desproporcionadamente a las comunidades de color. Por lo tanto, reducir la exposición al plomo tiene importantes implicaciones para la equidad.

La única manera de asegurarse de que esta sustancia tóxica no se filtre ni se desprenda de las líneas de servicio es retirar del uso las líneas de plomo y galvanizadas. Y reemplazarlas con líneas sin plomo. Lo ideal es que los recambios sean de cobre.

A diferencia de algunos de los problemas complejos e intratables que enfrenta nuestra sociedad, existe una solución simple para este problema. Quitar este tipo de tuberías peligrosas. Es factible solucionar el problema. Y erradicarlo completamente.

La EPA tiene la oportunidad solucionar este problema mediante la actualización de su Norma sobre plomo y cobre. Simplemente, tiene que implementar la exigencia de que todas las líneas de servicio de plomo sean eliminadas. Y que ello se haga a expensas de las empresas de agua, dándoles plazos razonables para ello. Por ejemplo, de aquí a una década. Plomo letal y omnipresente en tuberías de agua de EEUU.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *