En 2004 se avistó una ballena jorobada enredada en artes de pesca en Bahía de Banderas, una pequeña ensenada de la costa del Pacífico mexicano en la que se asienta la ciudad turística de Puerto Vallarta.

En esta zona vive Astrid Frisch-Jordán, directora de operaciones de Ecotours de México y observadora profesional de ballenas. La gente del pueblo, preocupada, no tardó en llamarla por el animal atrapado.

“El primer día, decíamos: ‘Qué mal, pero no podemos asistir, no somos expertos’”, recuerda. A medida que pasaban las horas, aumentaban las ganas de actuar de la comunidad. “Al segundo día, dijimos: ‘Bueno, tenemos que hacer lo que podamos’. Y al tercer día salimos al mar sólo con herramientas de jardinería y nuestros conocimientos sobre las ballenas”.

Así empezaron siete peligrosas horas en las que ella y varios lugareños intentaron liberar al animal con un equipo diseñado para podar plantas. Mientras tanto, otras ballenas intentaban intimidarlos para que se marcharan.

“Fue bastante peligroso. Pero la ballena fue liberada por completo y todos estuvimos bien”, dice Frisch-Jordán, que también es el investigador principal de una ONG llamada Ecología y Conservación de Ballenas (Ecobac). “Me cambió la vida por completo”.

El acontecimiento dio lugar a la formación de la Red Nacional de Atención a Ballenas Enmalladas (Raben), que este año celebra 20 años de funcionamiento y el rescate con éxito de 66 ballenas de redes, nasas para la pesca de langosta y otras artes de pesca.

Desde sus inicios en Bahía de Banderas, Raben ha crecido hasta abarcar 15 equipos y 180 miembros. Su crecimiento ha coincidido con un aumento de las denuncias de ballenas enredadas, que han pasado de menos de 10 al año a 37 en 2021; Frisch-Jordán es coautor de un artículo publicado en febrero que detalla este aumento. Según los expertos consultados por Dialogue Earth, el aumento es paralelo a un aumento global. Es probable que esto se deba a un esfuerzo de divulgación que anima a la gente a informar, a un aumento de los enredos a medida que los pescadores amplían sus actividades y a la recuperación de las poblaciones de ballenas del Pacífico Norte tras el fin de la caza industrial.

Una ballena jorobada en Puerto Vallarta, estado de Jalisco, México. La Red Nacional de Atención a Ballenas Enmalladas (Raben) se creó después de que unos lugareños liberaran con éxito a una ballena jorobada enredada en 2004, y hoy cuenta con 180 miembros. (Imagen: Ecobac)

Liberar a los animales atados

Enredarse en una red u otro arte de pesca es una experiencia horrible para los mamíferos marinos. Mantenidos bajo la superficie, los animales más pequeños pueden ahogarse y, aunque las criaturas más grandes pueden escapar nadando, las lesiones son frecuentes. Las cuerdas pueden cortar la carne y ralentizar a las ballenas o forzarlas a adoptar posturas incómodas que les impiden alimentarse.

Las ballenas tienen una fuerza descomunal y pueden arrastrar elementos de pesca que serían imposibles de levantar incluso para humanos: una ballena atendida por un equipo de Raben frente a la costa de México estaba enredada en una malla de bacalao procedente de Dutch Harbor, en Alaska, que pesaba más de 200 kg, señala el artículo de Frisch-Jordán. La ballena puede haber arrastrado la carga durante más de 4.000 millas náuticas.

Liberar a las ballenas de los enredos no es fácil. Normalmente, los equipos se acercan en pequeñas embarcaciones e intentan atar su propio sedal al arte de pesca que esté enredando al animal. Si se consigue, se atan boyas al sedal, que frenan a la ballena y la mantienen en la superficie, lo que da un tiempo crucial para intentar cortar el arte de pesca enredado con cuchillos especiales.

El riesgo para los rescatadores es enredarse en las mismas artes de pesca que intentan soltar. Hay miembros de los equipos de rescate que han sido arrastrados bajo el agua y han muerto, y otros también han muerto por el impacto de animales marinos que los golpeaban.

Equipo rescata a ballenas enredadas en Bahía de Banderas, en el Pacífico mexicano
Un equipo de Raben rescata a una ballena enredada en Bahía de Banderas, estado de Jalisco, en la costa del Pacífico de México. Desenredar grandes mamíferos es una tarea arriesgada, ya que los rescatistas podrían quedar atrapados en las redes de pesca que intentan desenredar (Imagen: Ecobac)

“Formar a la gente para hacer esto es una enorme responsabilidad”, afirma Scott Landry, que dirige el programa de Respuesta a los Enredos de Animales Marinos del Centro de Estudios Costeros de Estados Unidos. “Vivimos con el temor de que la gente se lesione haciendo este trabajo”.

“Son animales grandes. Son operaciones rápidas y desordenadas, y estamos tratando con un animal que no tiene ni idea de que estamos intentando ayudarlo”, añade Landry, que también es miembro del Grupo Asesor de Expertos en Respuesta a los Enredos de la Comisión Ballenera Internacional (CBI). “Yo diría que son muy impredecibles, y están en el peor momento de su vida”.

Las técnicas utilizadas por Landry, Frisch-Jordán y otros en todo el mundo tienen sus raíces en la caza de ballenas, la interacción menos amistosa de la humanidad con los mamíferos más grandes del mundo. Los balleneros los arponeaban y les colocaban barriles para evitar que desaparecieran bajo las olas: esta historia ha dado lugar a la peligrosa disminución de las poblaciones actuales de algunas especies y le ha proporcionado a los rescatistas herramientas para ayudar.

Las amenazas a la ballena franca

En los siglos XVIII y XIX, las ballenas francas del Atlántico Norte fueron salvajemente cazadas. Su nombre se debe a la idea de que estos animales, que pueden superar los 15 metros de longitud y las 60 toneladas de peso, eran los “correctos” para cazar, ya que se movían lentamente y flotaban una vez muertas.

La población anterior a la caza de ballenas, estimada en 21.000 ejemplares, se redujo a unos cientos a finales del siglo XIX.

Cualquier amenaza para una ballena franca que afecte a su salud o vida afectará directamente a las posibilidades de extinción de la especie

Michael Moore, director del Centro de Mamíferos Marinos del Instituto Oceanográfico Woods Hole

Tras crecer de forma constante desde menos de 300 ejemplares a principios de la década de 1990 hasta casi 500 a principios de la década de 2010, la población de ballenas francas del Atlántico Norte se ha reducido ahora a 350 aproximadamente. La causa principal son las acciones humanas: las ballenas suelen ser golpeadas por barcos que navegan por la costa oriental de Estados Unidos o enredadas en artes de pesca en el Atlántico.

Los investigadores que han estudiado las cicatrices de estos animales creen que más del 80% de las ballenas francas del Atlántico Norte han quedado enredadas al menos una vez.

“Cualquier amenaza para una ballena franca que aumente su riesgo de mortalidad, o de mala salud por enmalle subletal, afectará directamente a las posibilidades de extinción de la especie”, afirma Michael Moore, que dirige el Centro de Mamíferos Marinos del Instituto Oceanográfico Woods Hole (EE.UU.).

Moore cita estimaciones de que quedan unas 70 hembras reproductoras.

una ballena franca y su cría en el océano
Las ballenas francas con crías, como esta pareja fotografiada el 18 de diciembre de 2021 frente a la costa de Florida, son cada vez más difíciles de ver. Los expertos creen que actualmente sólo se reproducen unas 70 hembras de ballena franca del Atlántico Norte.. (Imagen: Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida, sacada con permiso de investigación de la NOAA / Flickr, CC BY NC ND)

Quedar atrapadas en las artes de pesca puede enfermar tanto a las ballenas que ya no sean capaces de reproducirse. Algunas ballenas francas enredadas hasta se hunden en lugar de flotar cuando mueren; esto normalmente sólo se ve en hembras exhaustas después de tener crías y dar a luz. “Básicamente son ballenas muertas nadando”, dice Moore.

Técnicas de rescate alrededor del mundo

Las ballenas francas del Atlántico Norte no son los únicos mamíferos marinos al borde del abismo.

David Mattila, que coordina el grupo de expertos de la CBI y la Red Mundial de Respuesta al Enredo de Ballenas, también está preocupado por los efectos del enredo en las ballenas jorobadas del Mar Arábigo, las ballenas francas chilenas y las ballenas de Groenlandia del Mar de Okhotsk. El enredo también podría dañar a la ballena gris occidental, pero este animal es tan raro que Mattila no puede asegurar que aún exista.

Una boya flotando en el océano

Los mamíferos marinos pueden enredarse en cualquier lugar de los océanos del mundo donde haya cuerdas o redes, dicen los expertos. Algunos pescadores están experimentando con sistemas sin cuerdas respetuosos con la biodiversidad marina (Imagen: Monteny Bruno / Alamy)

“Se trata de poblaciones de grandes ballenas en peligro crítico de extinción que están expuestas a los enredos”, explica Mattila. Añade que se trata de poblaciones para las que la muerte de una sola ballena por enredo podría suponer un grave problema de conservación.

Mattila participó en el desarrollo de los esfuerzos profesionales de desenmallamiento cuando empezaron en la década de 1980. Este año celebra el 40 aniversario de su primer rescate: una hembra de jorobada atrapada en una red de enmalle cerca de Provincetown, en el noroeste de Estados Unidos.

“Ahora sabemos, básicamente, que ocurre en cualquier parte del mundo donde haya ballenas y cuerdas o redes artificiales en el agua”, dice Mattila. La creciente preocupación y el aumento de las denuncias de enredos llevaron a la CBI a convocar una reunión especial sobre el tema en 2010, en la que se recomendó aumentar la capacidad de rescate en todo el mundo, además de la prevención. Mattila calcula que, hasta la fecha, unas 1.300 personas de 36 países han recibido formación gracias a esta iniciativa de la CBI.

Cuerdas de pesca: un problema para todos

Por cada ballena de la que se informa a una red de rescate, muchas más quedan enredadas y mueren sin ser vistas. La verdadera solución, dicen los expertos, debería ser evitar que las ballenas se encuentren con cuerdas.

Las cuerdas de pesca modernas están hechas de varias formas de plástico, y los cambios en su fabricación en la década de 1990 aumentaron significativamente su resistencia. Para salvar a las ballenas se ha sugerido el uso de cuerdas más débiles así como el cierre de las zonas en las que las ballenas podrían entrar en contacto con los barcos, como las rutas marítimas y las zonas de pesca.

Lee más

Algunos pescadores también están experimentando con sistemas sin cuerdas respetuosos con los mamíferos marinos. Por ejemplo, la pesca habitual de langosta consiste en colocar una nasa en el fondo del mar, conectada permanentemente por una cuerda a una boya en la superficie. Los sistemas sin cuerda utilizan aparejos hundidos sin cuerda permanente: en su lugar, la captura de una langosta hace que la nasa suelte un flotador, que sube a la superficie y señala que el aparejo está listo para ser recogido.

Sin embargo, todas estas soluciones suponen un aumento del precio que pagan los consumidores. Hasta la fecha, la sociedad no ha estado dispuesta a asumir ese precio, afirma Moore.

Los actuales métodos de pesca industrial están diseñados predominantemente para dar prioridad a la captura. Mientras este paradigma no cambie, equipos como el de Frisch-Jordán seguirán recibiendo llamadas sobre ballenas enredadas en la gran variedad de equipos que los pescadores han creado para extraer alimentos de los mares.

A veces, si está demasiado oscuro, es demasiado peligroso o la ballena está demasiado herida, los equipos de rescate no pueden ayudar. “Lo más duro es cuando no podemos rescatar a la ballena, y eso, por supuesto, ocurre a menudo”, dice Frisch-Jordán.

“Pero cuando tienes una ballena fuerte y en perfecta forma, y simplemente la liberas, eso para mí es mágico”.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *