Diligencia Debida: el comportamiento de las empresas de todos los ámbitos de la economía es crucial para tener éxito en la transición de la Unión Europea hacia una economía climáticamente neutra y ecológica en consecuencia con el Pacto Verde Europeoy para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, son vitales los objetivos relacionados con los derechos humanos y con el medio ambiente.

Esto requiere la aplicación de amplios procesos de mitigación de los efectos adversos sobre los derechos humanos y el medio ambiente en sus cadenas de valor, la integración de la sostenibilidad en los sistemas de gestión y gobernanza empresarial, y la toma de decisiones empresariales en términos de derechos humanos, impacto climático y medioambientaly también en términos de resiliencia de la empresa a largo plazo.

Ley de ‘Diligencia Debida’ para las empresas

  • La aprobación final por parte del Parlamento Europeo de la Directiva de Diligencia Debida para la Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) supone un paso crucial para garantizar que las empresas de las que dependen las cadenas mundiales de producción adopten un compromiso real con su impacto en la sostenibilidad y los derechos humanos. Sin embargo, existen múltiples lagunas jurídicas que obstaculizarán el potencial de la norma.
  • A pesar de que el ámbito de aplicación de la Directiva de Diligencia Debida para la Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) se redujo considerablemente en las últimas fases de las negociaciones, la aprobación final del Parlamento Europeo acerca un poco más a la Unión Europea a garantizar la responsabilidad de las empresas. Las grandes corporaciones presentes en la Unión Europea tendrán que prevenir, mitigar y poner fin a las prácticas nocivas en sus operaciones globales a lo largo de sus cadenas de valor.
  • También tendrán que desarrollar e implementar objetivos climáticos y planes de transición para alinear su estrategia y modelos de negocio con el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París.
  • El respaldo de los parlamentarios de toda la Unión Europea y de diversos grupos políticos refleja la acuciante necesidad y el amplio apoyo social y empresarial a la ley de Diligencia Debida.
  • La Directiva de Diligencia Debida para la Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) ayudará a las empresas tanto a prosperar económicamente como a defender los valores europeos de justicia, derechos humanos y sostenibilidad dentro de las fronteras de la Unión Europea y en el resto del mundo.
  • Persisten graves lagunas que dificultarán la capacidad de la ley para lograr un cambio más estructural. Por nombrar algunas, con la Directiva de Diligencia Debida para la Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) se pierde una gran oportunidad para que el sector financiero identifique y aborde plenamente su impacto sobre la sostenibilidad. Asimismo, la cobertura de sólo una fracción de todos los daños ambientales y un alcance limitado de las empresas a las que aplica la norma, son cuestiones que deben solucionarse en los próximos años.
  • Es de vital importancia que los Estados miembros de la Unión Europea agilicen la aprobación final de la Directiva de Diligencia Debida para la Sostenibilidad Corporativa (CSDDD), despejando el camino para que la ley entre en vigor. Tras su adopción, será fundamental transponer y aplicar eficazmente la norma y, en los próximos años, trabajar conjuntamente para subsanar las lagunas que obstaculizarán que desarrolle todo su potencial.

21423c1a95f39b9c595360e6f13b4c3f



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *