Los coches esconden un peligro que hasta ahora no contemplábamos. Llevamos años usándolos, pero lo que se ha descubierto es estremecedor y puede cambiar la manera en que concebimos los coches. La información que salió a la luz sobre los vehículos que se aparcan solos fue estremecedora, pero lo que te vamos a contar ahora supera todo lo visto hasta ahora.

En el último tiempo, ha proliferado una mayor concientización sobre el cuidado del medio ambiente, por lo que un gran número de usuarios ya opta por obtener automóviles eléctricos. Sin embargo, el combustible no es el único aspecto de los vehículos que utilizamos comúnmente que contamina. Nadie duda de la importancia que ha tomado el automóvil en la vida del ser humano.

Incluso hay zonas habitadas en las que es sumamente necesario tener un coche para realizar las tareas del día a día. Ya no es únicamente un medio de transporte, también se trata de un instrumento de trabajo, de disfrute e incluso de una forma de vida. Sin embargo, el dato que ha salido a la luz podría amenazar este lifestyle que muchos defienden con fervor.

21423c1a95f39b9c595360e6f13b4c3f

Los coches abarcan un peligro inminente: no lo sabíamos hasta ahora

En el sector se habla de una posible ley de la Comisión Europea (CE) que clasificaría el litio como una toxina reproductiva de Categoría 1A. La Unión Europea depende en gran parte de las importaciones de litio para suministrar la creciente producción de automóviles eléctricos.

Según una investigación de Rystad Energy, Europa incluso ha expuesto ante el mundo sus planes de expandir la generación de carbonato de litio de grado de batería de litio al 8,3% de la producción mundial para 2025. Su ambición no acabaría aquí, ya que pretendería hacer algo parecido con el hidróxido de litio, fundamental para las baterías EV de largo alcance.

El litio, ¿el peor enemigo de los coches?

El Comité de Evaluación de Riesgos (RAC) de la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) a finales de 2021 expuso su opinión sobre las propuestas francesas para clasificar tres sales de litio como tóxicos reproductivos de Categoría 1A. Su postura siguió la misma línea del país vecino.

Llegó a la conclusión de que el carbonato de litio, el hidróxido de litio y el cloruro de litio debían ser clasificados bajo el Reglamento de Clasificación, Etiquetado y Envasado (CLP) como sustancias que pueden causar un profundo daño en la fertilidad y los fetos. También informó que sus sustancias pueden perjudicar a los niños amamantados.

Las propuestas iniciales fueron presentadas ante la CE. Aunque dicha clasificación no pondría fin al uso del litio, hay posibilidades de que tenga un impacto en al menos cuatro etapas en la cadena de suministro de baterías de litio de la UE: extracción de litio, procesado, producción de cátodos y reciclaje.

Diferentes problemas, gestión de riesgos y restricciones podrían afectar a cada una de las industrias de Europa, aumentando sus costos. “Si la Comisión Europea toma esta decisión, puede socavar la seguridad energética de la UE y los objetivos de cero emisiones netas, además de aumentar los costos para el mercado nacional de vehículos eléctricos”.

“La UE es una potencia regulatoria mundial, por lo que cualquier decisión de clasificar el litio como tóxico de Categoría 1A en el mercado único más grande del mundo será estudiada detenidamente por los reguladores de otros lugares. La industria odia la incertidumbre regulatoria, por lo que cuanto más se tarde en dictar sentencia, más se retrasarán las decisiones de inversión existentes y significativas. Esto es más que un tecnicismo. El impacto podría ser amplio y de largo alcance”, informa James Ley, vicepresidente senior de Análisis.

Los coches podrían guardar un grave peligro que nadie vio venir

Mientras algunos tienen claro que el litio debe considerarse un peligro para los coches, la industria del litio solicita a la CE una reevaluación de su opinión. Al mismo tiempo, ya están apareciendo nuevos proyectos que desbancan las baterías de litio, como un extraño elemento químico que se oxida para funcionar.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *